30 de julio de 2010

Jehová-Nissí. Jehová-Salom. Jehová-Jireh.

Más de 7.000 veces aparece el Divino Nombre en la Biblia.

El Nombre de Dios tiene dos significados:


Génesis 2:4
Hebreo: יהוה (YHWH)
“Él Causa Que Llegue a Ser”
Ha‧wah, “llegar a ser"


Éxodo 3:14
“YO RESULTARÉ SER LO QUE RESULTARÉ SER.”
Hebreo: אהיה אׁשר אהיה (’Eh‧yéhAschér ’Eh‧yéh)


Jehová es una forma de un verbo hebreo que tiene dos significados básicos:


“ÉL CAUSA QUE LLEGUE A SER”
Autoexistencia de Dios


“YO RESULTARÉ SER LO QUE RESULTARÉ SER”
El Que Se Propone



De modo que entendemos que el Nombre Divino es una manifestación de la Naturaleza del Ser de Dios.

Jehová, como Existente por Sí Mismo, y como Quien se Propone.


Como evidencia de fe, algunos personajes bíblicos llamaron a ciertos lugares por el nombre de Dios, como símbolo de la intervención divina. Son 3 altares, llamados por el Nombre Divino:

Génesis 22:14
Y Abrahán se puso a llamar aquel lugar por nombre Jehová-yiré. Por eso se acostumbra decir hoy: “En la montaña de Jehová se proveerá”.

Éxodo 17:15
Y procedió Moisés a edificar un altar y a llamarlo por nombre Jehová-nisí

Jueces 6:24
De modo que Gedeón edificó allí un altar a Jehová, y continúan llamándolo Jehová-salom




¿Por qué Abrahán, Moisés y Gedeón le pudieron el Nombre de Dios a cada uno de los altares, y qué aprendemos ?

Examinemos cada uno:

Jehová-yiré
La historia es conocida: Abrahán recibe de Dios la orden de sacrificar a Isaac, el hijo de la promesa. Abrahán, obedientemente, se alista a ofrecer a su hijo como sacrificio. En el momento de concretar el sacrificio, una voz detiene el sacrificio, Abrahán alza los ojos, ve un carnero con los cuernos prendidos entre los matorrales, lo que constituye entonces el sacrificio que Dios provee.

El lugar, se llama ahora Jehová-yiré, que significa: Jehová Proveerá
.
Al obedecer a Dios, a veces nos encontramos con situaciones límite. Nos toca entregar a Dios en obediencia algo muy valioso.

Porque entendemos lo que era Isaac para Abrahán.

Isaac representaba la demostración de que Jehová cumple sus promesas. Isaac era el hijo prometido que esperó Abrahán durante años. Y ahora, debía entregar como sacrificio a Dios.

Pero la prueba de obediencia que Dios ejecuta, resulta en bendición, puesto que por la obediencia de Abrahán, "se bendecirán todas las naciones de la Tierra".

En algún momento habremos vivido alguna circunstancia de nuestra vida llamada "Jehová-yiré". Circunstancias que representan la necesidad de obedecer a Dios por sobre la opinión personal, sobre las propias ideas y circunstancias. Más allá de los sueños, de las expectativas, se muestra la obediencia paciente.

Porque Abrahán se puso de lleno en las manos de Jehová. Sólo Dios podía evitar que Abrahán sacrificara a Isaac.

Si bien es cierto que este relato es el punto culminante de la fe de Abrahán, el punto es que ciertamente Jehová Provee.

Quizás sea este el momento de levantar un altar en nuestras vidas llamado Jehová -yiré.

Si necesitamos cualquier cosa, es el momento de confiar en el Dios que Provee a Su Tiempo y Manera.

En Apocalipsis 8:3, 4, se observa un altar de oro para incienso, relacionado explícitamente con las oraciones. Este único altar de incienso también representa la única vía de acercamiento a Dios acerca de la cual hablan las Escrituras Griegas Cristianas, mediante Jesucristo.

Si Abrahán tuvo provisión de parte de Dios, ¿por qué no nosotros?

¿Será que nos falta un poco de esa fe, así sea del tamaño del grano de mostaza en ese Dios que provee?


Jehová-nisí


Es el nombre que le da Moisés a un altar que edificó tras obtener la primera victoria militar lograda en batalla, contra un enemigo: Amaleq.

Significa:

Jehová Es Mi Poste-Señal
Jehová Es Mi Refugio
Jehová Es Mi
Ensalzamiento

Quizás al leer el relato del Éxodo 17 nos cause un poco de risa:

Éxodo 17:8-13

Y los amalequitas procedieron a venir y a pelear contra Israel en Refidim. 9 Ante esto, Moisés dijo a Josué: “Escógenos hombres y sal tú, pelea contra los amalequitas. Mañana voy a apostarme sobre la cima de la colina, con la vara del Dios [verdadero] en la mano”.

10 Entonces hizo Josué tal como le había dicho Moisés, a fin de pelear contra los amalequitas; y Moisés, Aarón y Hur subieron a la cima de la colina.

11 Y ocurría que tan pronto como Moisés alzaba la mano, los israelitas resultaban superiores; pero tan pronto como dejaba bajar la mano, los amalequitas resultaban superiores.

12 Cuando las manos de Moisés se hicieron pesadas, entonces tomaron una piedra y se la pusieron debajo, y él se sentó sobre ella; y Aarón y Hur le sostenían las manos, uno de este lado y el otro de aquel lado, de modo que sus manos se mantuvieron firmes hasta que se puso el sol.

13 Por lo tanto Josué venció a Amaleq y su pueblo a filo de espada.

¿Nos imaginamos a Moisés con los brazos arriba todo el día mientras duraba la batalla, para que Israel ganara la batalla?

Tras vencer al enemigo, "Moisés pasó a edificar un altar y a llamarlo por nombre Jehová-nisí, 16 diciendo: “Por estar una mano contra el trono de Jah, Jehová tendrá guerra con Amaleq de generación en generación” (Éxodo 17:15, 16).

Nuevamente vemos un altar como testimonio. Este altar se llama Jehová-nisí, que como se muestra arriba tiene 3 significados.

Retomamos el tema de la oración y la fe. Tenemos una lucha contra "fuerzas espirituales inicuas", contra nuestra propia resistencia interna, contra los desafíos de la vida actual, contra la apatía y el desánimo.

  • Todos tenemos un enemigo o enemigos a vencer.
  • No podemos vencerlos solos.
  • Necesitamos la ayuda divina.
Es en esos casos cuando la oración, dispuesta cual altar, debe estar activada constantemente hacia el Trono de Dios.

Y también debemos tener los brazos en alto. Perseverar en la acción sin desfallecer. En el relato de la Biblia vemos cómo Josué luchó hasta que se puso el Sol, es decir, hasta que se acabó el día y fue sometido el enemigo.

Si uno quiere tener el triunfo sobre el enemigo, debe perseverar hasta el final.


Jehová-salom
Jueces 6:22-24

Por lo tanto Gedeón se dio cuenta de que era el ángel de Jehová. En seguida dijo Gedeón: “¡Ay, Señor Soberano Jehová, por causa de que he visto al ángel de Jehová cara a cara!”. 23 Pero Jehová le dijo: “Tuya sea la paz. No temas. No morirás”. 24 De modo que Gedeón edificó allí un altar a Jehová, y continúan llamándolo Jehová-salom hasta el día de hoy.


Jehová Es Paz, e
so significa Jehová-salom.

¿Quién no quiere paz en su corazón? Jesucristo dijo sobre la paz:

“No se les perturbe el corazón. Ejerzan fe en Dios, ejerzan fe también en mí.
Juan 14:1

"La paz les dejo, mi paz les doy. No se la doy a ustedes como el mundo la da. No se les perturbe el corazón ni se les encoja de temor".
Juan 14:27

"Por medio de mí tengan paz"
Juan 16:33

Por cierto, vale la pena analizar esta ocasión en la que Jesucristo dijo a sus apóstoles "tengan paz".
Juan 20:26-29

Ahora bien, ocho días después, sus discípulos estaban dentro otra vez, y Tomás con ellos. Jesús vino, aunque las puertas estaban aseguradas con cerradura, y estuvo de pie en medio de ellos y dijo: “Tengan paz”. 27 Dijo entonces a Tomás: “Pon tu dedo aquí, y ve mis manos, y toma tu mano y métela en mi costado, y deja de ser incrédulo, y hazte creyente”. 28 En contestación, Tomás le dijo: “¡Mi Señor y mi Dios!”. 29 Jesús le dijo: “¿Porque me has visto has creído? Felices son los que no ven y sin embargo creen”.

Esta escena es conocida: Jesús resucitado se aparece a los apóstoles, incluyendo a Tomás.

Por cierto, Tomás es el autor intelectual de una frase famosa: "Ver para Creer".

Frase con la que nos identificamos, porque, ante el engaño y fraudes tan comunes, solemos creer en lo que vemos.

Bueno, ¿y quién quiere ser tomado por crédulo o ingenuo?

Proverbios 14:15 dice "Cualquiera que es inexperto pone fe en toda palabra. . ."

Pero, el punto es que Tomás dudó de... Jesucristo. Del poder de Dios.

Y la duda sobre Dios, Jesucristo, no coexiste con la creencia.

Según Tomás: Ver para Creer.
Según Jesús: Creer para Ver.

¿Estaba Tomás en paz consigo mismo mientras dudó sobre la veracidad de la resurrección de Jesucristo?

Por cierto, pasaron 8 días entre el momento en que los apóstoles le dicen a Tomás que Jesús resucitó hasta el momento de la aparición.

¿Puede uno imaginarse lo que estar mentalmente angustiado 8 días pensando si de verdad Jesucristo resucitó o no?

A eso lo llama la Biblia ser "interiormente dividido", aunque el griego original se traduce de "doble ánimo", en Santiago 1:8:

Ya que es un hombre interiormente dividido e inconstante en su manera de proceder.

Hay una contradicción interior, una división en el alma.

Eso le pasaba a Tomás, por dudar. Porque si estaba 100% incrédulo, ¿qué hacía en la reunión de apóstoles cuando se apareció Jesús?

Pero no era tampoco 100% creyente, de serlo, no demanda unas garantías de "meter el dedo en la llaga" de Jesucristo para creer.

Por eso hay relación entre la paz que Cristo nos da, tener un corazón en paz, y la fe.

Quien tiene la fe del Creer para Ver, está en Paz, porque su corazón está unificado en la promesa de Dios y Su Poder.


http://www.dibujosbiblicos.net/data/media/2/5jesus__doubting_thomas.jpg



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...