7 de marzo de 2014

Por qué Jesús dijo: "NUNCA te preocupes"

http://image.librodearena.com/b/2/1386062/tulipan1-3.jpg
Sí, Jesús enseñó que NUNCA debíamos preocuparnos. 

¿De qué cosas NUNCA debemos preocuparnos?

Jesús lo dijo:  

NUNCA se preocupen por cosas como: 

“¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?”. 

Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades

Mateo 6:31, 32  Nueva Traducción Viviente NTV

Jesús estaba enseñando sobre algo que lógicamente preocupaba a la gente de su tiempo: qué comer, qué beber, qué ropa ponerse. Vivían en tiempos del Imperio Romano, y era muy difícil para los judíos del siglo I que escuchaban a Jesús, el conseguir esas cosas materiales, necesarias para vivir. Aunque Jesús mencionó 3 cosas: comida, bebida y ropa, evidentemente ellos necesitaban más que esas cosas. Por ejemplo, necesitaban dinero para pagar los impuestos, dinero para dar las ofrendas y sacrificios en el Templo, y si iban a viajar, también requerían dinero y otras cosas. La lista de necesidades es diversa. Jesús lo sabía. Y alguien más sabía cuáles eran las necesidades materiales de Sus hijos e hijas: el Padre Celestial.

Jesús estaba enseñando sobre la diferencia en la actitud y el pensamiento de 2 clases de personas: los incrédulos y los que confían en Dios. Los incrédulos o no creyentes, que eran los paganos o gentiles del tiempo de Jesús, vivían preocupados por las cosas materiales: qué comer, qué beber y qué vestirse. Es interesante destacar el hecho de que Jesús dice que la preocupación por lo material dominaba el pensamiento de los incrédulos. Sus pensamientos las 24 horas del día giraban en torno a un asunto: el dinero y lo material. Qué ropa ponerse, qué comer y beber, y otras necesidades, eran el centro de la vida de ellos. No pensaban en otra cosa, sino sólo en eso.

¿Qué decir de los judíos? También, al igual que los paganos, su mente y emociones giraban en torno a la preocupación por el dinero y lo material. Entonces Jesús enseña algo radical: NUNCA preocuparse por esas cosas. ¿Y entonces, qué hacer?


Jesús dio argumentos válidos a los creyentes, por los cuales confiar en que tenían razones para NUNCA preocuparse: el cuidado providencial del Padre. Sí, si el Padre conoce todas las necesidades y deseos que tenemos, entonces Él sabe cómo y cuándo darnos las cosas materiales.

La Providencia de Dios: Dios provee. Recordemos que uno de los nombres divinos es YHWH yiré, que significa que YHWH provee. Jesús pudo haber recurrido a ejemplos históricos de cómo Dios provee, pero a los hombres y mujeres que escucharon Sus palabras, los ejemplos que usó el Gran Maestro, se les quedaron grabados en la mente.



Los ejemplos de Jesús, sobre el cuidado tierno y providencial del Padre fueron: los pájaros y los lirios del campo. 

"Miren a los pájaros: no plantan, ni cosechan, ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta". 

¿Y los lirios del campo? 

"Miren cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni cosen su ropa. Sin embargo, ni Salomón con toda su gloria se vistió tan hermoso como ellos".  

El argumento de Jesús es: Miren. Miren la creación de Dios, cómo el Padre Celestial cuida a los pájaros, dándoles su alimento, y miren a los lirios del campo, que ni el rey más rico de la historia se vistió tan hermosamente como ellos. 



Jesús nos insta a mirar. Observar con atención algo que sabemos que sólo hace Dios: alimentar, vestir y cuidar a Su creación. Además, Él hace preguntas que nos hacen pensar:

Por eso les digo que no se preocupen por la vida diaria, si tendrán suficiente alimento y bebida, o suficiente ropa para vestirse. ¿Acaso no es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa?

Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para Él (el Padre Celestial) mucho más valiosos que ellos? 

¿Acaso con todas sus preocupaciones pueden añadir un solo momento a su vida?

¿Y por qué preocuparse por la ropa? Miren cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni cosen su ropa, Sin embargo, ni Salomón con toda su gloria se vistió tan hermoso como ellos. Si Dios cuida de manera tan maravillosa a las flores silvestres que hoy están y mañana se echan al fuego, tengan por seguro que cuidará de ustedes. ¿Por qué tienen tan poca fe?

NUNCA se preocupen por todo eso diciendo: “¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?”. Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades.  

Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y Él les dará todo lo que necesiten.

NUNCA se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy.

Nosotros hoy día vivimos en medio de tiempos ciertamente difíciles, cada día enfrentamos una mayor complejidad. Y el consejo de Jesús sigue siendo el mismo: NUNCA te preocupes

http://www.castillodeloarre.org/Fotos/Lirios.jpgJesús al hablar de la preocupación, usó un verbo que en griego es Merimnao. Transmite la idea de estar en ansiedad, en angustia, tener un estado emocional en el que los pensamientos están divididos, distraídos, y anímicamente, la persona está tan sumergida en sus preocupaciones, que hasta pierde la paz mental y la alegría de vivir. Entonces, consciente de este hecho, Jesús aconseja que nunca nos preocupemos. Que nuestros pensamientos no sean de ansiedad y angustia por lo material. Que si Dios provee a los pájaros del cielo y a los lirios del campo, también proveerá a sus hijos e hijas.

Nosotros hoy día vivimos en medio de una sociedad mucho más compleja que la del Siglo I. Obviamente, tenemos más necesidades y asuntos que afrontar día a día. Pero el Padre Celestial sabe qué cosas necesitamos y tiene la capacidad y el deseo de proveer. Pero la preocupación y la ansiedad por lo material, y más aún en estos tiempos, puede hacer que no tengamos el ojo "sencillo", enfocado en los asuntos de Dios y el cómo Su propósito se va desarrollando

¿Cómo mantenerse alerta y vigilante si tenemos la mente llena de preocupaciones por cosas que no deberían crearnos ansiedad, como por ejemplo, lo material?



El Padre desea que estemos calmados, en paz, sosegados. Que sepamos disfrutar de cada día, de cada momento en que vivimos, que estemos alerta a lo que sucede en el mundo, que ocurre en cumplimiento de la infalible palabra profética de Dios. Jesús nos insta a NUNCA preocuparnos, pues Dios nos cuida. Que nuestros pensamientos no sean dominados por ansiedad y angustia por las cosas materiales.

Hoy en día hay personas que desmayan por el temor, viven en una expectativa de miedo ante lo que haya de pasar en el futuro. ¿Debería preocuparnos eso? No, si confiamos en Dios, y hemos mantenido nuestro sentido de alerta, y nos mantenemos en oración constante al Padre.

Jesús dijo que NUNCA nos preocupáramos, porque tenemos a un Padre Celestial que nos ama, que nos da todo lo que necesitamos, desde lo material hasta la sabiduría, fortaleza, paz, perseverancia, fe, o cualquier otra cosa que necesitemos. Si Dios lo hizo en el pasado, ¿no lo hará en estos tiempos en los que más necesitamos de Él?