Testigos de Jehová condenados a pagar la mayor indemnización pagada a una sola víctima de abusos sexuales religiosos en EE. UU.

Candance Conti.Candance Conti
Un jurado del Norte de California ha sentenciado que los Testigos de Jehová tendrán que pagar 28 millones de dólares (22 millones de euros) a Candace Conti, una joven de la que abusaron cuando era niña un miembro de la congregación de Fremont (California).

Se trata de la mayor indemnización pagada a una sola víctima de abusos sexuales religiosos en EEUU. Los miembros del jurado decidieron que Conti debía ser indemnizada con 7 millones de dólares como compensación pro los daños y otros 21 por daños punitivos a la demandante.

Según informa 'The New York Times', en su denuncia, Conti, ahora de 26 años, dijo que entre 1995 y 1996, cuando ella tenía 9 y 10 años y era miembro de la Congregación del Norte de Fremont de los Testigos de Jehová, un compañero de la congregación, Jonathan Kendrick, abusó repetidamente de ella.

Kendrick, el miembro de la congregación a quien Conti acusó de abusar sexualmente de ella, ha sido condenado a pagar el 60% de la indemnización. El resto será pagado por Watchtower Bible and Tract Society de Nueva York, la organización que supervisa a los Testigos de Jehová en EEUU.

"Los Testigos de Jehová odian el abuso infantil y creo que es una plaga para la humanidad", dijo Jim McCabe, abogado de la congregación. "Jonathan Kendrick no era un líder o un pastor, no era más que un miembro", añadió.

La demanda sostiene que Watchtower Bible and Tract Society instauró una política en 1989 bajo la cual se debía ocultar los abusos de la congregación a menores. De hecho, fue lo que se aplicó en 1994 con el caso de Conti.

Conti explicó que tenía dos objetivos cuando presentó la demanda el año pasado contra Kendrick, la congregación del Norte Fremont: quería proteger a los niños en un futuro y alentar a las víctimas de abusos sexuales que han sido perjudicados por la política del 'silencio' y de esta manera que sus voces sean escuchadas.

"Nada puede devolverme mi infancia", afirmó Conti a 'The Oakland Tribune', pero "podemos conseguir que no se nos silencie". "Yo lo único que intentaba entonces era ser la mejor Testigo de Jehová posible", explicó.

Kendrick nunca fue condenado penalmente en el caso que involucra a Conti, pero sí que fue declarado culpable en 2004 de actos lascivos con un niño menor de 14 años.
El acusado, de 58 años, está registrado como un delincuente sexual en California. En la actualidad reside en Oakley.

Fuente:
http://www.elmundo.es/america/2012/06/19/estados_unidos/1340092760.html?cid=GNEW970103 


Con la tecnología de Blogger.