Our social:

miércoles, junio 28, 2017

El Arca del Pacto: símbolo de la Presencia de Dios

Arca del Pacto neoatierra
Arca del Pacto
Obed-edom. Ese era el nombre de la persona en cuya casa estuvo por tres meses, uno de los objetos más fascinantes e importantes de la historia de la Humanidad, y el más destacado en las Escrituras del llamado Antiguo Testamento. Se trata del Arca del Pacto, símbolo de la Presencia divina.

La historia del Arca del Pacto se remonta a los tiempos del Éxodo, hacia el siglo XVII a. C. Un año después de salir de Egipto, y ya finalizada la construcción del Tabernáculo, se coloca el Arca del Pacto en el recinto del Santísimo. 

Podemos decir que el Arca del Pacto era una especie de cofre sagrado, cuyas medidas eran de alrededor de 112 cm x 68 cm x 68 cm, y estaba hecho de madera de acacia, revestido de oro en ambos lados. Fue YHWH mismo quien ordenó su fabricación y el diseño de cómo se realizaría. Bezalel y un grupo de hombres, con actitudes y aptitudes espirituales y técnicas apropiadas, ejecutaron el diseño divino a perfección.

Lo extraordinario del Arca del Pacto, es el significado que le dio YHWH: 


Y allí me encontraré contigo, y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que yo te mandare para los hijos de Israel. 

Éxodo 25:22

Dios indicó que el Arca del Pacto era una estructura de encuentro con Dios y comunicación con Él. Israel no quedó a la deriva, sin guía ni dirección. Evidentemente, Israel como nación estaba transicionando del desierto a la Tierra Prometida, y en esa transición y en la misma Tierra Prometida, Dios estaría presente

Arca del Pacto en Jericó Josué neoatierra

Hay diversos relatos en las Escrituras que demuestran el poder que manifestaba la sola presencia del Arca del Pacto. Por ejemplo, estuvo tres meses en casa de Obed-edom, y las Escrituras refieren que su casa tenía la bendición de Dios. Imposible no hacer referencia a la victoria de Israel en Jericó, en la que el Arca del Pacto iba adelante de unos sacerdotes que tocaban cuernos de trompeta. Tras 7 días de rodear a la ciudad con el Arca, esta fue tomada. Fue la primera de muchas batallas que ganó Israel en la conquista de la Tierra Prometida.

El Arca del Pacto era un símbolo. Un símbolo es un objeto material que representa algo inmaterial. El símbolo es un vehículo comunicante de una verdad, una realidad. El Arca del Pacto era símbolo de la Presencia de Dios. Era esa Presencia la que les garantizaba éxito, paz, bendición y victorias a Israel como nación. El Arca era una representación de Dios y Su relación con Israel, tanto en el plano material como en el plano espiritual. 

El Arca era sagrada, oculta a la vista de la gente, pero con su luz milagrosa de la "Shekináh", transmitía la idea de que un poder sobrenatural, divino, guardaba a Israel.

Reflexionar en esto nos recuerda a la figura de Jesús. Por medio de Jesucristo podemos tener libre acceso a la realidad de la cual el Arca era símbolo: El Padre, Dios Todopoderoso, YHWH. Acceso a luz, verdad, paz, provisión, protección, y amor. Nos conectamos con esa bendita Presencia al orar, al meditar, al leer las Escrituras, permitiendo que esa perspectiva divina sea más poderosa que la perspectiva humana. Nos transmite una dimensión que no está sujeta a los vaivenes de la vida, y que Dios, como Roca, es confiable para guiarnos y sustentarnos en nuestra vida.