Our social:

Latest Post

lunes, septiembre 18, 2017

La Fe necesaria de cada día

Al leer las Escrituras, son diversas las referencias que se hacen a la FE. Por ejemplo, se indica a Abrahán como "el padre de los que tienen fe" (Rom. 4:11). La fe, desde la perspectiva que ofrece la Biblia, parte de una base de creencia, de convicción sobre realidades que "no se ven" (Heb. 11:6). Es decir, la fe apunta hacia el futuro, independientemente de cómo sea el momento presente.

Cada día tiene sus propias inquietudes, desafíos, circunstancias propias. Por ejemplo, un lunes tiene su propia dinámica, diferente a un día viernes o sábado. Las circunstancias del día cambian si es lluvioso o soleado. Y si hay que ir a trabajar o estudiar, y hay mucho tráfico, o hay retrasos en el transporte público, también cambian las condiciones de cómo manejar ese día.

Así como Jesús enseñó a orar y pedir por el pan nuestro de cada día, es importante también orar y pedir a Dios por fe, esa que se necesita para este día. La fe, de la que hablaba Jesús, de que con un poco del tamaño de un grano de mostaza, se podían mover montañas. Las montañas son esas circunstancias desafiantes que se afrontan, día a día. 

Dios ha prometido ayudarnos este día, hoy mismo a sobrellevar nuestras circunstancias. A veces pensamos que somos los que llevamos sobre nuestros hombros las cargas. Pero Él nos asegura:


Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará;
No dejará para siempre caído al justo.
Salmo 55:22


La fe necesaria para cada día, incluye la convicción de que Dios cumplirá Su promesa de ser ese Pastor, que hace que nada nos falte. Apoyarse en Dios incluye tomarlo en cuenta, orarle, y seguir la guía discernidora de las Escrituras. Esa confianza en YHWH hace la diferencia entre un día de éxito y uno de fracaso, vivir en paz y contentamiento, o amargad@s y frustrados por los avatares cotidianos.



lunes, septiembre 11, 2017

La NASA detecta la mayor llamarada solar de la década: podrían afectar a los satélites y GPS

Dos potentes erupciones solares se han producido este miércoles. La segunda de ellas es la más intensa que se ha registrado desde el inicio de este ciclo de actividad solar en diciembre de 2008, según ha indicado la NASA en un comunicado.

Los chorros de radiación que se desprenden de estas erupciones fueron detectados por el satélite Solar Dynamics Observatory de la agencia espacial estadounidense a las 09:10h GMT y 12:02h GMT, dos horas más que en la España peninsular, respectivamente.
Según el Centro de Predicción de Meteorología Espacial (SWPC, por sus siglas en inglés), estas erupciones llamadas de "categoría X" perturbaron las comunicaciones de radio de alta frecuencia durante una hora en el lado de la Tierra situado frente al Sol y también las comunicaciones de baja frecuencia utilizadas en la navegación. Además, pueden alterar el funcionamiento de los satélites de comunicación y el GPS, así como las redes de distribución eléctrica al alcanzar la atmósfera superior de la Tierra. Las dos erupciones se produjeron en una región activa del Sol donde ya había ocurrido una erupción de intensidad media el 4 de septiembre.


Imagen del tamaño de la llamarada solar, comparada con la Tierra.
Imagen del tamaño de la llamarada solar, comparada con la Tierra. NASA


Además, estos fenómenos también pueden afectar a las naves que viajan por el espacio, ya que podrían presentar más resistencia al entrar en la órbita de la Tierra, y tener problemas de orientación o de aumento de carga. Como curiosidad, la aurora boreal se podrá ver más baja desde Pensilvania hasta Oregón.
En diciembre de 2008 se inició el ciclo actual del Sol, que tiene un promedio de 11 años. Durante este, la intensidad de la actividad solar disminuyó bruscamente, abriendo el camino hacia el “mínimo solar”. Al final de la fase activa, estas erupciones se vuelven cada vez más raras, lo que no significa que no sean potentes.
Las tormentas solares son el resultado de una acumulación de energía magnética en algunos lugares. Estos chorros de materia ionizada se proyectan a gran velocidad en la corona del Sol y más allá, hasta cientos de miles de kilómetros de altitud.
Fuentes:
https://elpais.com/elpais/2017/09/08/ciencia/1504866966_819501.html




jueves, junio 29, 2017

La Fe

Jesús gobernante del mundo neoatierra
¿Se ha preguntado alguna vez cuántas palabras tiene una Biblia?

Se calcula que en la versión inglesa King James, la Biblia contiene 773.746 palabras. 

Ciertamente hay una gran cantidad de palabras escritas desde el libro del Génesis hasta el Apocalipsis. Algunas de esas palabras corresponden a nombres de personas: Adán, Eva, Jesús, Pablo, Ester. Otras palabras se refieren específicamente al nombre singular de Dios, el Tetragrámmaton YHWH, y los títulos que describen a Dios: Altísimo, Todopoderoso, Pastor, Rey, entre otros. Las palabras se refieren también a lugares, como Jerusalén, Jordán, Nilo o Galilea. Piénselo, son casi 800.000 palabras, escritas bajo la inspiración del espíritu santo, ordenadas y utilizadas como parte de “Toda Escritura” que es beneficiosa y guiadora para nuestra espiritualidad, para darnos el conocimiento y el entendimiento que requerimos de Dios en nuestras vidas.

http://blcs.files.wordpress.com/2011/05/abraham-stars-color.gifUna de esas 800.000 palabras singulares que aparece en las Escrituras es la palabra Fe. Son cerca de 400 veces en todas las Escrituras, siendo Génesis 15:6 la primera vez en la Biblia que aparece, y por última vez podemos leerla en Apocalipsis 21:8. Sin embargo, si analizamos ambos versículos, notamos un detalle. Veamos: 

Y él (Abrahán) puso fe en YHWH y Él se lo acreditó como justicia
(Génesis 15:5-6)

Pero los cobardes y quienes no tienen fe (o incrédulos) … tendrán su parte en la muerte segunda
(Revelación 21:8)

La primera mención de la palabra fe, se refiere a una persona que ejerce fe, que tiene fe: Abrahán, el “padre de los que tienen fe” (Romanos 4:11). Dios le hablaba, recordándole la promesa de darle una descendencia, tan incalculable como las estrellas del cielo. ¿Podía Abrahán contar esas estrellas que iluminaban el cielo de aquella noche? No, y así de incontable sería su descendencia. Uno pensaría que no hacía falta en ese momento que Abrahán tuviera fe. ¿No bastaba con la promesa de Dios, no era suficiente para tener fe?  
  
Abrahán, en ese momento de su vida, era un hombre viejo, sin hijos. No tenía aún el cumplimiento de la promesa. Pero YHWH reafirmaba la promesa, y algo en el corazón de Abrahán tuvo esa claridad, la convicción de quien deja de lado todo cuestionamiento de las circunstancias actuales, y cree que lo que YHWH dice se realizará, sin falta, aunque parezca tardar. Abrahán alcanzó un nivel de plena convicción, una que no había logrado a pesar de los años de fidelidad y paciencia, esperando el cumplimiento de la promesa. Conocemos la historia de Abrahán, de cómo YHWH cumplió la promesa, y fue una gran bendición para él y Sara por fin tener lo prometido, en la persona de Isaac.

http://cccooperagency.files.wordpress.com/2010/12/sight_sound_abraham_sarah.jpg?w=401&h=391

Para los creyentes, la fe es necesaria, pues “sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:1, 6). ¿Es fácil tener fe? No lo es, definitivamente, y así como se destaca la fe de Abrahán en Génesis 15:6, las Escrituras ponen un punto de atención en el polo opuesto de quien tiene fe: quienes no tienen fe. ¿Qué diferencia existe entre el que tiene fe y el que no la tiene?

Jesucristo es el personaje bíblico que más habla de la fe. ¿Es de extrañar? No, pues en Hebreos 12:1 y 2 se llama a Jesús el “líder” y “perfeccionador de nuestra fe”. En las enseñanzas de Jesús encontramos la diferencia entre el que tiene fe y el que no la tiene. Ejemplo de quien tiene fe: la mujer sirofenicia, que pidió a Jesús que expulsara un demonio de su hija. Aquella mujer, sin nada que le asegurara que Jesús actuaría a favor de ella, insistió hasta que se fue a su casa con una promesa de Jesús. Y fue su creencia en que sucedería así, según la promesa de Jesús, lo que hizo el milagro de liberar a su hija de aquel terrible mal que la aquejaba.

Caso contrario, los fariseos no tenían fe. Eran expertos en ver los milagros de Jesús, en escuchar la enseñanza sin par de Cristo, y de cuestionarla, hasta de decir que Jesús hacía sus milagros por el poder del maligno. Sí, ellos hacían declaración de fe en Dios, pero al ver la acción de YHWH por medio de Jesús, su corazón sencillamente prefería ignorarlo, sólo asumir que su deber era “defender” su religión, más bien que observar la evidencia ante sus ojos, evidencia, que les indicaba que un poder divino actuaba por medio de Jesús.

Ahora bien, la fe no es estática. Es dinámica, necesita crecer, madurar, generar resultados, cosa que entendemos por la comparación de Jesús del grano de mostaza con el tener un “poco” de fe. Ese grano de mostaza, o ese “poquito” de fe, debía crecer, desarrollarse, llegar a niveles de dar fruto para YHWH y Cristo Jesús. “Fe sin obras, Fe muerta”, escribiría Santiago. Recordamos el capítulo 11 de la carta a los Hebreos. Se habla de qué hicieron personas como Abel, Enoc, Sara o Moisés, Gedeón y otros por fe. Dios inspiró a Pablo a escribir qué hicieron esas personas por fe para inspirarnos a nosotros a generar nuestras propias hazañas, para seguir adelante por la fe nuestra. Porque la fe es personal, es mía, propia, como mi ADN. En cada uno está la responsabilidad de que esa fe crezca, como parte del fruto del espíritu santo en nuestra vida (Gálatas 5:22, 23).     
     


miércoles, junio 28, 2017

El Arca del Pacto: símbolo de la Presencia de Dios

Arca del Pacto neoatierra
Arca del Pacto
Obed-edom. Ese era el nombre de la persona en cuya casa estuvo por tres meses, uno de los objetos más fascinantes e importantes de la historia de la Humanidad, y el más destacado en las Escrituras del llamado Antiguo Testamento. Se trata del Arca del Pacto, símbolo de la Presencia divina.

La historia del Arca del Pacto se remonta a los tiempos del Éxodo, hacia el siglo XVII a. C. Un año después de salir de Egipto, y ya finalizada la construcción del Tabernáculo, se coloca el Arca del Pacto en el recinto del Santísimo. 

Podemos decir que el Arca del Pacto era una especie de cofre sagrado, cuyas medidas eran de alrededor de 112 cm x 68 cm x 68 cm, y estaba hecho de madera de acacia, revestido de oro en ambos lados. Fue YHWH mismo quien ordenó su fabricación y el diseño de cómo se realizaría. Bezalel y un grupo de hombres, con actitudes y aptitudes espirituales y técnicas apropiadas, ejecutaron el diseño divino a perfección.

Lo extraordinario del Arca del Pacto, es el significado que le dio YHWH: 


Y allí me encontraré contigo, y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que yo te mandare para los hijos de Israel. 

Éxodo 25:22

Dios indicó que el Arca del Pacto era una estructura de encuentro con Dios y comunicación con Él. Israel no quedó a la deriva, sin guía ni dirección. Evidentemente, Israel como nación estaba transicionando del desierto a la Tierra Prometida, y en esa transición y en la misma Tierra Prometida, Dios estaría presente

Arca del Pacto en Jericó Josué neoatierra

Hay diversos relatos en las Escrituras que demuestran el poder que manifestaba la sola presencia del Arca del Pacto. Por ejemplo, estuvo tres meses en casa de Obed-edom, y las Escrituras refieren que su casa tenía la bendición de Dios. Imposible no hacer referencia a la victoria de Israel en Jericó, en la que el Arca del Pacto iba adelante de unos sacerdotes que tocaban cuernos de trompeta. Tras 7 días de rodear a la ciudad con el Arca, esta fue tomada. Fue la primera de muchas batallas que ganó Israel en la conquista de la Tierra Prometida.

El Arca del Pacto era un símbolo. Un símbolo es un objeto material que representa algo inmaterial. El símbolo es un vehículo comunicante de una verdad, una realidad. El Arca del Pacto era símbolo de la Presencia de Dios. Era esa Presencia la que les garantizaba éxito, paz, bendición y victorias a Israel como nación. El Arca era una representación de Dios y Su relación con Israel, tanto en el plano material como en el plano espiritual. 

El Arca era sagrada, oculta a la vista de la gente, pero con su luz milagrosa de la "Shekináh", transmitía la idea de que un poder sobrenatural, divino, guardaba a Israel.

Reflexionar en esto nos recuerda a la figura de Jesús. Por medio de Jesucristo podemos tener libre acceso a la realidad de la cual el Arca era símbolo: El Padre, Dios Todopoderoso, YHWH. Acceso a luz, verdad, paz, provisión, protección, y amor. Nos conectamos con esa bendita Presencia al orar, al meditar, al leer las Escrituras, permitiendo que esa perspectiva divina sea más poderosa que la perspectiva humana. Nos transmite una dimensión que no está sujeta a los vaivenes de la vida, y que Dios, como Roca, es confiable para guiarnos y sustentarnos en nuestra vida.




sábado, junio 24, 2017

La ayuda de Dios siempre llega

Dios siempre ayuda neoatierra
Desempleo. Crisis en la pareja. Enfermedad. Estas, y otras circunstancias adversas, nos hacen pensar en la necesidad que tenemos de que alguien nos ayude. 

Pareciera que en esas circunstancias, somos náufragos de nuestros problemas y circunstancias. Mientras que otros se han hundido en la desesperanza, la duda, la depresión, y el desánimo... nosotros no queremos que eso nos pase. 

Por ello, aferrarse a Dios, y sentirse firme, confiado, seguro en Dios, nos puede ayudar. Sabemos que Dios prometió agarrarnos de la mano y nunca dejarnos caer. 

Orar a Dios nos ayuda. Fervientemente, todos los días. Esa oración ferviente es una oración entusiasta, llena de fe y pasión. 

Pero, sucede que cuando la ayuda de Dios no llega enseguida, nos sentimos que algo pasa. Podemos cansarnos de esperar, y caer en la frustración.

¿No es cierto que cuando tenemos problemas o dificultades hacemos lo que sea posible, lo que esté en nuestro alcance para solucionarlo? Y si no se soluciona aún, entonces buscamos la manera de pasar la situación de la mejor forma.

Cuando un problema o situación difícil dura años, o más tiempo del que nos hubiera gustado, y hemos orado a Dios por ayuda, por soluciones, y hemos hecho todo lo posible, hemos buscado las mil y un maneras de resolverlo en nuestras propias fuerzas, y no se soluciona, el sentimiento de frustración y decepción se hacen muy fuertes. La sensación de que no nos queda más que aceptar que ese problema quede así, sin solución, parece ser la mejor. Después de todo, ¿dónde está Dios? ¿Dónde está esa ayuda que tanto le hemos pedido? ¿Qué está haciendo al respecto de nuestro problema?

Vienen a la mente estas palabras:

No les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres; pero Dios es Fiel, y no permitirá que seamos tentados más allá de lo que podemos soportar, sino que junto con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que puedan resistirla.
1 Corintios 10:13

Dice que Dios es Fiel. Que la fidelidad de YHWH está relacionada con el hecho de que, sea cual sea el problema o problemas que tengamos en este momento, Dios no permitirá que seamos derrotados por esos problemas. Él proveerá la vía de escape, o salida a esas situaciones. Pero nos ayuda a resistir, a perseverar en medio de las dificultades, ayudándonos. 

Cuando tenemos problemas, y pedimos a Dios ayuda, ¿cómo nos la da? No podemos limitar a Dios. Él sabe cuándo y cómo ayudarnos. 

¿No se ha preguntado cómo es que ha perseverado hasta ahora en medio de sus dificultades, cómo es que sigue adelante a pesar de todo? Ahí está, esa es parte de la ayuda que Dios nos da. 

Él (YHWH) da fuerzas al fatigado, y al que no tiene fuerzas, aumenta el vigor.
Isaías 40:29

¿Cómo Dios nos ayuda a seguir adelante? De múltiples maneras. Puede ser que vayamos caminando por la calle y veamos en un carro un texto bíblico, que da fuerzas, que nos hace recordar que YHWH está ahí. Entramos a un lugar y suena una canción que significa mucho para un@. ¿Casualidad? No, las casualidades no existen. Existen las causalidades. Y si Dios causó o hizo que en un momento dado, una canción, un texto bíblico, o leer de las Escrituras, o cualquier otra cosa, mostrara el amor de Dios que está en Cristo Jesús hacia nosotros, ¿no es una muestra del apoyo de Dios para un@?

Fuerzas, vigor, ser poderosos en la persona interior que somos, a eso nos ayuda YHWH. Porque el problema del problema, no es el problema, sino cómo se enfrenta al problema.