Our social:

miércoles, diciembre 28, 2011

“Hay más bendición en dar que en recibir”: Jesucristo

http://carmelourso.files.wordpress.com/2009/08/cristo-cosmico1.jpgY he sido un ejemplo constante de cómo pueden ayudar con trabajo y esfuerzo a los que están en necesidad. Deben recordar las palabras del Señor Jesús: 

“Hay más bendición en dar que en recibir

J e s u c r i s t o

Nueva Traducción Viviente (NTV) 

Hechos 20:35


Hace 2.000 años, un portavoz de las enseñanzas de Jesús de Nazaret, declaró las palabras ya mencionadas. Dijo que debían recordar las palabras del Señor Jesús. ¿Recordarlas de dónde? En ninguno de las 4 evangelios, podemos leer esa declaración de Jesús. Sin embargo, ciertamente, esa enseñanza fue dada por Jesús, ya resucitado, en una de las "visiones y revelaciones sobrenaturales" que como apóstol tuvo Pablo (2 Corintios 12:1).

Es una frase corta y contundente, como las que solía pronunciar Jesús al enseñar. Pero, ¿cómo entender que haya más bendición en dar que en recibir?

Unas palabras tienen valor, peso, efectividad, dependiendo de quién las diga. Cierto es que la verdad por sí sola vale, por ser la verdad. Pero si quien dice algo que es verdad ha vivido esa verdad, ¡cuán poderosa es su autoridad para enseñar! Y, sin lugar a dudas, Jesús tenía toda la autoridad de hablar sobre la bendición que entraña el dar. Él se dio a sí mismo cuando estuvo en este planeta, enseñando, sanando, guiando, cuidando, invitando a otros a adorar y amar al Padre YHWH con espíritu y verdad.

Su mayor demostración del significado de dar, lo expresó cuando dijo que “de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito, para que todo aquél que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna" (Juan 3:16). YHWH dio a Su Hijo, y el Hijo se dio a sí mismo por amor.
Eso nos hace reflexionar en el dar que genera bendición divina. El dar por amor, nos causa a nosotros mismos bendición, la bendición de Dios. Y es que quien da a otros con el amor como motivación, se crea para sí mismo dicha, felicidad, en una palabra, bendición.

Pero dar por amor desde el corazón, desde el centro de nuestras emociones y sentimientos, es un auténtico dar. Es una gran verdad que el corazón es el centro de Todo. 

http://blogs.utpl.edu.ec/angelazul/files/2011/05/dar_primero_recibir.jpg¿Qué pasa en nuestras vidas si ignoramos a nuestro propio corazón? Vemos entonces lo que abunda a nuestro alrededor. Las bajas vibraciones de miedo, duda, temor, ira, frustración, la desesperación que abraza al alma. Y esa es, lamentablemente, la realidad de la gran mayoría de la gente. 

Muchos buscan un despertar espiritual, una auténtica renovación, una especie de re-génesis de sus propias vidas. ¿Cómo lograrlo sin amor? ¿Sin dar por amor?

"Ama a YHWH con todo tu corazón, y a tu prójimo como a ti mismo", explicó Jesús. El amor inicia con amar a YHWH, a uno mismo y al prójimo como se ama uno a sí mismo/misma. Dar en amor sagrado sana, restaura y transmuta todo hacia la Luz, que es Dios. ¿Estamos amando a Dios hasta la más completa extensión de nuestro corazón? ¿Cómo nos amamos a nosotros mismos? ¿Amo ahora hasta la más grande capacidad de mi ser? Responderemos a esto con honestidad si pensamos en la calidad de lo que estamos dando en el aquí y el ahora.

¿Estamos dando a otros críticas, quejas, juicios, socavamos su amor propio, o su autoestima? ¿O, como dijo Jesús, estamos prestos a hallar la paja en el ojo del otro, sin primero ver nuestra propia viga?

¿Cómo damos el amor que nos atrae bendición de YHWH?

Lógicamente, independientemente de lo que creamos, la fuerza del amor que manifestamos en nuestras relaciones, y la relación con Dios es la más importante, determina el curso de nuestras vidas. Cómo amamos y damos amor a YHWH, a Jesucristo, a nosotros mismos y al prójimo, es una pregunta primordial en este momento, no importando nuestras creencias.

http://www.amorenpalabras.com/contenido/62.jpgDamos amor cuando en cada contacto que tengamos con otra persona, expresamos bondad, cuidado y comprensión. Cuando alabamos las buenas cualidades de otros, y de diversas maneras, con palabras o hechos, participamos en el incremento del bienestar de la vida. En este momento, hay personas que de manera anónima o quizás no tanto, que dan de su tiempo, energías, dedicación, para hacer que la vida de otros sea mejor. Y hay quienes sí conocemos por nombre, que hacen que nuestra vida fluya: las personas que limpian el vecindario, la maestra de nuestros hijos e hijas, el médico que nos atiende, el cajero del banco al que vamos, el chofer del transporte que usemos, etc. Todas esas son personas que dan de sí mismas para nuestro beneficio. Cierto, reciben dinero a cambio, pero el hecho es que están ahí generándonos un beneficio real. Están dando, y su salario lo ganan para dar amor para sus familias en la forma de tener lo necesario para poner el pan, la ropa y otras cosas para los suyos. Todos estamos implicados en un círculo de dar y recibir.

Dar y recibir. Si damos lo bueno, tenemos bendición, y si recibimos, también tenemos una bendición. El punto es que dando, y seguir dando, hace que el Dios del Cielo nos ame más y se motiva a darnos más para que demos más. Dios ama al dador alegre, al que alegremente da a otros, porque así YHWH se manifiesta a sí mismo dando amor en el mundo.
http://mitribuurbana.zonalibre.org/archives/untitled.bmp
Somos la herramienta de Dios para dar amor cuando tenemos palabras de ánimo, valoración y aliento para otras personas. Es como si en ese momento, Dios usara nuestra boca, para hablar al corazón de alguien que necesita escuchar esas palabras. En ese momento damos, porque quien tiene palabras en su boca, o en sus dedos al escribir un mensaje de texto, un correo electrónico, una entrada de un blog, una nota, un tweet o lo que sea, que sean palabras de amor, de fe, de esperanza, es porque las recibió de Dios.
El hombre bueno dice cosas buenas porque el bien está en su corazón, y el hombre malo dice cosas malas porque el mal está en su corazón. Pues de lo que abunda en su corazón habla su boca.  

Lucas 6:45

¿Qué tiene en el corazón quien sólo habla o escribe cosas para criticar, juzgar, etiquetar u ofender? Las palabras de Jesús citadas arriba, responden.

http://www.matrix-explained.com/photopost/data/505/113codesave3-med.jpg
En este tiempo en el que buscar a Dios es tan esencial, ¿por qué es importante reflexionar en el amor y el dar amor? Porque las religiones y organizaciones religiosas han manipulado y etiquetado a su conveniencia el verdadero significado espiritual. Sin embargo, caben las preguntas:

¿Qué es amar, según lo enseñó Jesucristo?

¿Qué es dar por amor, para tener esa bendición?