El desafío de adorar a YHWH en “ESPÍRITU Y VERDAD”, como lo enseñó Jesucristo