Our social:

jueves, febrero 18, 2010

Dios consuela


Probablemente el día de hoy tuvimos que afrontar problemas, desafíos, diversos retos.
Quizás estamos pensando en flaquear, en tomarnos las cosas con calma.
No es tiempo de debilitarse en fe.

¿Necesitamos fuerza?
Jehová la da.

¿Necesitamos consuelo?
Jehová lo da.
2 Corintios 1:3-4

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de tiernas misericordias y el Dios de todo consuelo, 4 que nos consuela en toda nuestra tribulación, para que nosotros podamos consolar a los [que se hallan] en cualquier clase de tribulación mediante el consuelo con que nosotros mismos estamos siendo consolados por Dios.

¡Qué gran alivio!

Saber que tenemos al alcance el consuelo de Dios.

¿Cómo recibir ese consuelo?

Leamos un salmo:

Salmo 23:1-6


Jehová es mi Pastor. Nada me faltará.
A veces da la sensación de que algo nos falta. Falta dinero, amor, satisfacción, nos falta algo. Pero con Jehová nada faltará. Al debido tiempo de Dios, Dios suplirá lo que necesitamos, llenará el corazón de lo que le falte.

En prados herbosos me hace recostar; me conduce por descansaderos donde abunda el agua.

Hay descanso en Dios. Hay refrigerio. Pero hay que buscarlo. Leer la Biblia nos permite descansar la mente y direccionarla hacia las cosas espirituales. "Día y noche leer en ella en voz baja", así se debe llenar la mente de cosas positivas, buenas. Recordando las promesas de Dios, se refresca el alma.


Refresca mi alma.
Las noticias diarias son preocupantes. La lucha diaria hace que vivamos estresados. ¿Solución? Buscar que Dios refresque el alma. ¿Cómo? hay que crear el espacio, sacar tiempo para estar a solas con Dios. Reflexionar en relatos bíblicos que fortalezcan la fe. Por ejemplo, ¿quién no se siente más lleno de ánimo tras leer relatos como el de David y Goliat? O al leer cómo Jehová liberó a los israelitas de Egipto, se refresca el alma también.
Y ¿qué decir de nuestra historia personal?
Recordar cómo Jehová nos ha sustentado, refrescado nuestro ánimo, también nos ayuda a seguir adelante.


Me guía por los senderos trillados de la justicia por causa de su nombre.

El nombre de Dios significa "Él Causa que Llegue a Ser?. Jehová es Justo. Y dejarse guiar por los caminos de la justicia es un requisito para tener el favor de Dios. No se pueden tener dudas sobre si seguir el camino de Dios es mejor. Lo que Jehová nos pide no es imposible, y es para nuestro bien.

Aunque ande en el valle de sombra profunda, no temo nada malo, porque tú estás conmigo;
Hasta las dificultades más complejas, los momentos menos agradables de nuestra vida, comparados a un "valle de sombra profunda", no son para temer. No se teme nada malo, porque Dios está conmigo, dijo David. Si Dios está conmigo, ¿quién contra mí?

tu vara y tu cayado son las cosas que me consuelan.
Jehová como Pastor guía, enseña, corrige, sustenta. Eso consuela. Hay certeza en que la acción de Dios en nuestra vida, aun cuando no se entienda plenamente a veces, obra a bien, puesto que Dios es el que hace que todas sus obras cooperen juntas para el bien de los que aman a Dios.

Dispones ante mí una mesa enfrente de los que me muestran hostilidad.

A veces hay situaciones de confrontación. calumnias, maledicencias, enemigos, gente hostil hacia uno. Pero Dios nos sirve una mesa. Lo hace para demostrar que tenemos Su Favor, y lo hace ante los que muestras hostilidad. El enemigo ve cómo el Favor y la Protección de Dios están con uno.

Con aceite me has untado la cabeza;
mi copa está bien llena.
El aceite es bendición, gozo, plenitud en espíritu santo. Así está la cabeza, la mente, las emociones del leal a Jehová. La copa de bendición, está llena, el gozo de Jehová es una Plaza Fuerte, dijo Nehemías. Y cuán fuerte es ese gozo que proviene de Dios.

De seguro el bien y la bondad amorosa mismos seguirán tras de mí todos los días de mi vida;
¿Se imagina siendo perseguido por el bien y la misericordia todos los días de mi vida?
¡Qué bendición por ser una oveja guiada por el Pastor Supremo, Jehová Dios!

y ciertamente moraré en la casa de Jehová hasta la largura de días.
Bendición hoy. Bendición mañana. Bendición eterna.

Dejemos que estas hermosas palabras sean una realidad en nuestra vida.
Dejemos que Jehová nos refresque el alma, y nos consuele con su vara amorosa, guiándonos por el camino correcto, en medio de esta oscuridad.

Salmo 13:6
Ciertamente cantaré a Jehová, porque me ha tratado recompensadoramente.