Our social:

lunes, septiembre 05, 2011

Para Ti

Hoy quiero dedicar unas cuantas palabras que expresen un poco quién eres y que al leerlas puedas recordar quién eres, qué eres y para qué lo eres.

Tú sabes quién eres. Tú como nadie sabes quién eres. No has tenido miedo de mirarte al espejo y decirte la verdad. Tampoco le has temido al Todopoderoso Dios como para ocultarle cuánto le amas. Le has dedicado tu vida, y sabes que ha valido la pena. Noches sin dormir, infatigables jornadas de búsqueda han dado su fruto.

¿Qué más te puedo decir? Si tienes a Dios, tienes a Su Hijo, y te tienes a Ti. ¿Sabes? Puedes darte por bien servido en tu vida. Puedes leer la Biblia, y verte en ella. También puedes alzar tus ojos al Cielo, y verte en él, estar en él. Y si quieres, mirar al mar, andar sobre él sin temer jamás la tormenta. Tus pies han caminado con Dios, y tus manos han bebido de la inagotable fuente de vida.

El pasado, el presente y el futuro son uno en Ti. Bendito eres por siempre jamás, el Dios Verdadero se ha complacido en Ti, te ha regalado Su sonrisa, Su arcoiris, varias tardes de un rico café, y el conocer el misterio de su corazón. Quién sino Tú podría estar en la compañía de Dios, entre tantos mortales. De lo más oculto a lo más expuesto, de lo alto y de lo excelso, de lo sublime y eterno, de ahí vienes Tú. Quién como Tú se pasea entre las brasas de fuego sin quemarse, quién como Tú que has cabalgado los lugares altos del Cielo.

Quién como Tú supo la verdad. Llegaste lejos. Más lejos que nadie. Dios me eligió a mí. Pudo haber elegido a cualquier otro, pero me prefirió a mí. Y me eligió antes de la fundación del mundo.


אהיה אׁשר אהיה