Our social:

martes, noviembre 30, 2010

Caminar favorece al cerebro, reveló estudio


Pareja caminando
Caminar mejora la estructura cerebral, la memoria y la capacidad cognitiva.
El estudio -el más amplio que se ha hecho sobre el impacto de la actividad física y el deterioro mental asociado a la enfermedad de Alzheimer- siguió a más de 400 ancianos durante más de 20 años.
Entre los participantes, con una edad promedio de 80 años, 300 eran sanos y 127 mostraban deterioro cognitivo leve (DCL) -una etapa previa a la demencia- y síntomas de Alzheimer.
Los investigadores encontraron que los ancianos con DCL y Alzheimer que caminaban al menos 20 minutos diarios durante toda la semana mostraron un deterioro mental más lento y menos pérdida de memoria que quienes no caminaban.
Y también se encontraron esos mismos resultados entre los participantes sanos.
"Durante 20 años hemos estado estudiando a individuos de edad avanzada para ver si la actividad física puede realmente conservar el volumen cerebral con el paso de los años y reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer" explicó a la BBC el doctor Cyrus Raji, de la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos, quien dirigió el estudio.
"Descubrimos que caminar unos 10 kilómetros a la semana logró, en el curso de 10 años, proteger la estructura cerebral y reducir el riesgo de Alzheimer en cerca de 50%". 
"Y en la gente que ya tiene Alzheimer y DCL, encontramos que el ritmo de deterioro cognitivo y degeneración cerebral también logró reducirse", agrega el científico.
En resumen: caminar aumenta el volumen cerebral. 
Cerebro
La actividad física mejora el flujo de oxigeno al cerebro y nutre las células.
Y un volumen cerebral aumentante, favorece las capacidades cognitivas, caminando 10 kilómetros a la semana.
"Éste fue el resultado del estudio que más me sorprendió" dice el doctor Raji.
"Que la gente que ya tenía enfermedad de Alzheimer, no sólo logró mantener su volumen cerebral sino también logró reducir en más 50% su pérdida de memoria en un curso de 10 años".
"Ésta es una reducción enorme en la pérdida de memoria y demuestra lo importante que es que la gente que ya tiene Alzheimer -y por supuesto también la gente sana- salga a caminar".
"Caminar, igual que cualquier actividad física, mejora el flujo de sangre hacia el cerebro lo cual aumenta el nivel de oxigeno y nutrientes en las células que a su vez las ayuda a mantener sanas y viables durante la vejez" explica el doctor Raji.
Las caminatas, subraya el investigador, deben ser regulares. Y entre más temprano se empiece a caminar en la vida mayor el efecto que se obtendrá con el tiempo.
Fuente:
Portal BBC Mundo