Our social:

lunes, noviembre 22, 2010

Entendiendo el Génesis: Nemrod



Noé murió. Sus 3 hijos, Sem, Cam y Jafet, tuvieron hijos e hijas, y la Tierra comenzó a llenarse de personas nuevamente. El deseo de Dios era que la Tierra fuera habitada, toda ella.     

Y nació un hombre, hijo de Cus, que sería biznieto de Noé. Su nombre: Nemrod. Algunos escriturarios bíblicos indican que este nombre, Nemrod, se derivan del verbo hebreo marádh, que significa “rebelarse”. Este nombre se le dio a ese personaje, que incitó al mundo entero a rebelarse contra una soberanía, la única que existía: la de Jehová Dios.

¿Quién fue Nemrod? La Biblia responde en Génesis 10:8-12:


Cus engendró a Nemrod, quien llegó a ser el primer poderoso en la tierraEste fue un poderoso cazador contra Jehová, por lo cual se dice: «Así como Nemrod, poderoso cazador contra Jehová». 
Y fueron cabeceras de su reino Babel, Erec, Acad y Calné, ciudades en la tierra de Sinar. De esta tierra salió para Asiria, y edificó Nínive, Rehobot, Cala y Resén entre Nínive y Cala, la cual es ciudad grande.

Nemrod 
llegó a ser el primer poderoso en la Tierra. ¿Qué significa esto?

Este verbo, que se traduce en español 
llegó a ser, es chalal. Transmite la idea de una persona que inicia un proceso de degradación espiritual y moral, llegando a convertirse en alguien que profana algo sagrado. La Biblia indica que este hombre, Nemrod, llegó a ser un héroe, un poderoso, un líder fuerte. Ahora bien, ¿es malo ser un hombre fuerte, un líder? 

La Biblia indica el resultado de la transformación de Nemrod en un hombre poderoso: se convirtió en alguien encontra de Jehová. Es decir, era un opositor al único y legítimo soberano de la Tierra: Dios. La Biblia agrega un detalle: era un poderoso cazador. ¿Importa mucho este detalle? Sí.

Estamos considerando tiempos de los orígenes de la historia de la Humanidad. Las cosas no eran como lo son ahora. En tiempos de Nemrod, en una era postdiluviana, ¿qué comía la gente? ¿de qué se alimentaba? No habían grandes extensiones de cultivos, de maíz, papas, cebollas o frutas para comer. La gente se alimentaba de... la caza.

Nemrod, parece ser, se hizo un hábil y diestro cazador. Eso significaba que de su labor de cazador, muchas personas comían. Nemrod paulatinamente se convirtió en el hombre proveedor de comida y bebida, el hombre que les daba seguridad y protección. En pocas palabras: la gente comía, bebía, estaba protegida y vivía, no gracias a Jehová, sino por Nemrod, el poderoso cazador. 

La gente comenzó a endiosar a Nemrod. A verle como una figura digna de ser adorada, venerada, debido a que era quien les guiaba y alimentaba. Nemrod estableció un reino, el priemro mencionado en la Biblia. Efectivamente, Nemrod fue el primer rey humano. ¿Era eso lo que quería Dios? Eclesiastés 8:9 y Jeremías 10:23 nos dan la respuesta:

Oh Jehová, yo sé que el hombre no es dueño de su destino, que no le es dado al caminante dirigir sus propios pasos. 

Todo esto he visto, y he puesto mi corazón en todo lo que se hace debajo del sol, cuando el hombre se enseñorea del hombre para hacerle mal.
  
Jehová quería ser Él Quien dirigiera los pasos del hombre. Es el Creador de la Humanidad, tiene el derecho y la capacidad para dirigir con éxito al hombre y a la mujer. No dio la autoridad a ningún hombre sobre otro. Nemrod era un rey 
autoerigido, no fue Jehová quien le dio la autoridad de gobernar a nadie, pues, cierto es que, ni siquiera Nemrod era capaz de gobernarse con éxito a sí mismo, siendo totalmente independiente de Dios.
El famoso escritor judío, Flavio Josefo escribió sobre el accionar de Nemrod: “[Nebrodes (Nemrod)] paulatinamente convirtió el gobierno en una tiranía, viendo que la única forma de quitar a los hombres el temor a Dios era [...] atarlos cada vez más a su propia dominación. Afirmó que si Dios se proponía ahogar al mundo de nuevo, haría construir una torre tan alta que las aguas jamás la alcanzarían, y al mismo tiempo se vengaría de Dios por haber aniquilado a sus antepasados. La multitud estuvo dispuesta a seguir los dictados de Nebrodes [Nemrod] y a considerar una cobardía someterse a Dios. Y levantaron la torre [...] más rápido de lo que sería de esperar”. (Antigüedades Judías, libro I, cap. IV, secs. 2, 3.)

¿Le parece conocida esa actitud, de atraer a los hombres y mujeres hacia  mismos, y no hacia Dios? 

Entendemos entonces el significado de cómo Nemrod llegó a ser un poderoso cazador en oposición a Jehová, viéndolo desde el punto de vista de un hombre que se degradó moral y espiritualmente a sí mismo, que es lo que plantea la Biblia. Nemrod llegó a estar en un estado de oscuridad y rebajamiento espiritual y moral, puesto que era un líder, un rey que dominó a otros por la fuerza, ensalzándose como un dios. Nemrod actuaba ante la gente con la actitud de: "ustedes viven, comen, y tienen un futuro gracias a, olvídense de Jehová, Él no les da de comer, Él los destruyó en el Diluvio, no le crean". ¿Extraña acaso que la Biblia hable tan desfavorablemente de él?

Nemrod extendió sus dominios. Su ambición, no tenía límites. Quería más, y más , y más poder. Estableció lugares estratégicos en su reino: Babel, Erec, Acad y Calné, ciudades en la tierra de Sinar. De esta tierra salió para Asiria, y edificó NíniveRehobot, Cala y Resén entre Nínive y Cala. En definitiva, el objetivo era reinar, dominar sobre otros, sentir el placer de tener a la gente sometida

Nemrod fue el primer gobernante humano, basado en su poder militar. Podemos decir que era un hombre egocéntrico, ególatra, con un ansia de poder sin límites. ¿Existen en la actualidad personajes así

Es innegable que sí. El deseo de tener dominio, poder y autoridad sobre otras personas, se manifestó por vez primera en Nemrod, y ha continuado a lo largo de la historia humana. ¿Qué motivaciones hay detrás de esas actitudes? Varias. Por ejemplo, el apóstol Pablo en 2 Timoteo 3:1-5, describió una serie de actitudes y características que se manifestarían de forma explícita en los llamados "últimos tiempos". "Los hombres serán amadores de sí mismos, presumidos, altivos, blasfemos", son algunas de las características que predice la Biblia que dominarían a la gente. Y Cristo predijo la aparición de falsos Cristos y Profetas, a  quienes la ambición, la egolatría y el ansia de poder y dominio sobre otros, les harían ensalzarse como "dioses" ante otros. Y este punto en particular, apunta en la dirección de personas que confesarían ser "seguidores de Jesucristo".

De Nemrod no informa más la Biblia, salvo lo sucedido en la Torre de Babel. Según historiadores y escriturarios, tuvo una muerte prematura (murió asesinado, afirman algunos). Pero la breve mención que hace de este personaje, y los resultados de su nefasto proceder, bien demuestran la máxima verdad de que de "Dios, uno no se puede mofar, porque lo que el hombre siembre, eso cosechará". Su ejemplo amonestador hace entender que el alejarse orgullosamente de Dios, y no tener una actitud de temor reverente, en particular, en estos tiempos, puede traernos consecuencias negativas.