Our social:

miércoles, diciembre 15, 2010

2010: Balance espiritual




La palabra Balance en contabilidad, es un informe financiero que refleja la situación del patrimonio de una entidad en un momento determinado. En pocas palabras: un balance indica el estado real de una empresa.


Espiritualmente hablando, también podemos hacer un balance. Podemos reflexionar sobre aquello que durante este año 2010 ha impactado nuestras vidas, aquello que nos ha afectado de alguna manera.


No cabe duda de que este año se nos quedará grabado en nuestra memoria personal. Este año ha estado marcado por desastres naturales, como los terremotos de Haití y de Chile, las inundaciones en la isla de Madeira, Francia, Brasil, Pakistán, Colombia y Venezuela. Las tormentas, huracanes y tifones que azotaron a China, Filipinas, Vietnam, Australia, la India e islas del Pacífico, entre otros.



Nota aparte merecen los terremotos y sismos. La inusual ocurrencia de tantos sismos y terremotos, hizo que se recordaran las palabras de Jesús de que habrían "terremotos en un lugar tras otro", como lo indica Mateo 24:7.


Necesariamente en el balance espiritual de este año, hay que dejar lugar para reflexionar sobre el infalible y sorprendente cumplimiento de profecías bíblicas. Los que leemos las Escrituras sabemos que las profecías inspiradas por Dios se cumplen, pero ver ese cumplimiento es algo que pone a pensar. ¿Pensar en qué? En los tiempos que vivimos.


¿Fue el 2010 un año señalado? Es una pregunta importante. Porque, el 2010 no es un año aislado. El 2008 y el 2009 fueron también años en los que cosas nunca antes vistas sucedieron, como el estallido de la crisis financiera mundial, que por cierto, no ha acabado, sigue que sigue haciendo estragos en la economía mundial, aunque se haga propaganda a la idea de que "todo está bien".





Si tenemos alguna duda de que este año cosas predichas se han cumplido, y se siguen cumpliendo, puede el lector revisar las diversas noticias de este año contenidas en este blog, y verá que existen muchas evidencias de que la Palabra de Dios se cumple.  


También la expectativa por el 2012 ha dominado la escena espiritual en este 2010. ¿Sucederá algo extraordinario en ese año? Muchos han hecho esfuerzos por hallar un respaldo bíblico o predicho en diversos "mensajes" canalizados, proféticos, de Nostradamus, los mayas, hopis, etc.




Quizás la pregunta no sea qué pasará el 2012, sino, qué pasó en 2008, 2009 y en este 2010. Una mirada al momento presente, a lo que ha sucedido, puede ayudarnos a entender los tiempos que estamos viviendo, ahora


También este 2010 estuvo signado por los escándalos de pederastia de la Iglesia Católica, y el cuestionamiento que muchos se hacen sobre el verdadero papel de la religión. Hace poco un pastor evangélico amenazó con quemar un libro sagrado para un importante sector del mundo, que profesa una religión. Cada vez está más claro el hecho de que la religión, con sus dogmas, rituales, reglas, normas, y estructuras, promueven la castración de la mente, la voluntad, la inteligencia y la verdadera fe. 


Contrario a ello, Jesucristo dijo:


La verdad los hará libres


Si no nos sentimos libres, libres del temor, de la duda, de los esquemas y estereotipos que dominan en este mundo, es porque la sencilla pero impactante enseñanza de Jesús de Nazaret no ha echado raíces en el corazón. Para muchos, la religión cristiana, ha sido un puente para acercarse a Dios. 


Sin embargo, es ese hombre humilde, Jesús de Nazaret, el que afirmó:



Yo Soy el camino, la verdad y la vida.

Nadie viene al Padre sino a través de mí. 


Como punto principal del balance espiritual de este año 2010, la pregunta obligada sería:


¿Estoy siguiendo a Jesucristo como el camino, la verdad y la 

vida para llegar al Padre?

¿Estoy tomando decisiones firmes, con fe y voluntad, para 

seguir al Hijo de Dios, y acceder a la Bendita Presencia de 

Jehová, el Padre, el Único Dios Verdadero?


¿Qué hay del amor a Dios, con toda la mente, corazón y 

fuerzas, y al prójimo como a uno mismo?

¿Es de mejor calidad mi fe?

¿Siento la Presencia de Dios en mi vida?


Por supuesto, somos libres de hacer nuestro propio balance espiritual de este año. Ya que estamos en diciembre, y se busca reunir la mejor energía y fuerza para el 2011, el asunto es que el 2011 depende mucho de cómo es nuestra perspectiva sobre este 2010.