Our social:

jueves, diciembre 30, 2010

El Dios que planifica para tu bien


Dios es generoso, y ha 


preparado grandes regalos 


para que los tomemos. 


Jehová es el que da "todo 


regalo bueno", y Él nunca 


tarda en responder nuestras 


oraciones. 


¿Queremos Su bendición que enriquece?  

¿Cómo imaginarnos lo que Dios tiene preparado para los que lo aman?


1 Corintios 2:9 afirma: 



Antes bien, como está escrito: 

Cosas que nuestro ojo no vio, 

ni nuestro oído oyó, 

ni se han imaginado en nuestro corazón

son las que Dios ha preparado para los que le amamos.

Nuestros ojos ven cosas, nuestros oídos oyen, y en nuestro corazón imaginamos cosas que queremos. Finaliza el año, y hacemos un balance. De lo que queremos, de las cosas que deseamos lograr, de qué hicimos y qué deseamos aún para nuestras vidas.  


Jesús nos enseñó a orar: Pide y se te dará. 


Hemos orado, hemos pedido, y ¿dónde está lo que hemos pedido?


Ya todo está preparado. Aquellas cosas que nadie ha visto, ni soñado  ya tiene nuestro nombre y es nuestro, porque quien es Hijo o Hija de Dios, es heredero. De cosas nuevas y mejores. 


Lo nuevo y lo mejor de nuestras vidas nos espera. Quizás estás cansado porque la exigencia y el esfuerzo que tuviste este año, o en años anteriores, ha sido mucho, y la presión te desgasta, pero ten confianza, porque lo mejor está por venir.  


Dios hace que todo coopere para nuestro bien. Dice la Biblia que los pensamientos de Dios no son como los nuestros, son pensamientos de paz y no de mal. Dios tiene planes. Él planifica. No tiene la limitación de pensamientos negativos, de escasez, de limitación, ni piensa que "no se puede" o "no es posible". ¿Qué debemos hacer? Tener pensamientos más positivos y optimistas, pensamientos en el Dios para quien TODAS las cosas son posibles.


¿Qué hay de nuestras expectativas? 


Nuestros más altos deseos y anhelos no se comparan con lo que Dios tiene para nosotros. Él no tarda, pero hay que aprender a pedirle y a recibir de Él. 


Aunque las circunstancias sean difíciles, siempre debemos ir más allá de la situación presente y pensar en el futuro. Dios tiene paz y prosperidad para nuestra vida. 


Tus ojos vieron cuando yo era apenas un pequeño embrión, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas en mi cuerpo, sin faltar una de ellas. ¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos! 

Salmo 139: 16-17




El Dios que conoce nuestro ADN, nuestras células, nuestra mente y corazón, sabe de nuestros deseos y anhelos, y es consciente de que podemos lograr lo que queremos. ¿Qué debemos hacer para alinear nuestra vida a Sus planes para nuestro bien, para que se materialicen los planes de Dios para nosotros? 


Porque el Dios que puso orden, luz y armonía 

en el Universo, puede hacerlo en tu vida. 

Si Él lo quiere para ti

¿no lo quieres para ti?


Haz un balance de tus planes, de tus proyectos, de lo que has logrado, piensa en dónde estás, y sueña dónde y en qué condición quieres estar. Y cree que con tu trabajo, tu esfuerzo y excelencia, esos planes de Dios los ves realizados en tu vida. Porque el que tiene fe, cree que lo que pide a Dios, lo recibe ahora, lo ve ahora, ya se siente como si lo tuviera.


Por eso, ¿qué hacer a partir de AHORA MISMO?


Ser agradecidos con nuestro amado Padre, obedecer Su Palabra, actuar correctamente, llenar nuestra mente de Sus pensamientos, pensar diferente a como hemos pensado hasta ahora. 


Lee relatos bíblicos que te motiven, que te inspiren, fortalece tu fe. 


En momentos de duda y dificultad, agradece por lo que tienes, y espera lo mejor.

Cree a Dios, lo mejor de tu vida está preparado y listo para que lo disfrutes. Déjate guiar por Dios para que Su voluntad que es buena, acepta y perfecta se manifieste en tu vida. 


Sueña con tu bienestar y confía en Jehová con todo tu corazón. 


Cree que el Plan de Dios para ti es mejor que el que tú podrías tener para ti. Cree, obedece, agradece, y adora al Padre que cree que tus sueños SÍ pueden hacerse realidad.