Our social:

viernes, abril 29, 2011

Obama "asombrado" por la devastación que han dejado serie de tornados en EE. UU.

Obama, frente a una casa destruida por un tornado en Tuscaloosa, en Alabama. (AP)
Asombrado. Así estaba Barack Obama al ver la destrucción que dejó una serie de tornados, quien visitó junto a su esposa Michelle, Tuscaloosa (Alabama), uno de los seis escenarios del desastre que dejó cerca de 313 muertos.

Tras recorrer las calles, hablar con sobrevivientes y damnificados que perdieron familiares y viviendas, el primer mandatario estadounidense prometió ayuda federal y reconoció que nunca antes había visto “una devastación semejante”. “Vamos a asegurarnos que no se olviden de ustedes”, agregó.

Cuando encaramos el tremendo poder de la naturaleza, nos recuerda que lo único que tenemos es a nuestros semejantes'', dijo el mandatario tras dialogar con el gobernador de Alabama, Robert Bentley, y el alcalde de Tuscaloosa, Walt Maddox.

Mientras recorría Tuscaloosa, Obama observó escenas de una comunidad profundamente deformada por los tornados, con árboles desencajados y casas demolidas. Un joven le dijo que vio volar escombros a su alrededor y que tuvo suerte de haber salido ileso, con la excepción de algunas cortaduras y moretones. “Es una bendición que estés aquí”, le contestó el presidente.

La región sureste de Estados Unidos sufrió la más demoledora multiplicidad de tornados de su historia, que desencadenó devastación y muerte a su paso. Arrasaron viviendas, árboles, edificios, redes eléctricas y todo lo que encontraron a su paso. 

Desde el lunes y hasta anoche se habían registrado 164 tornados desde Mississippi hasta Nueva York, en el que es ya el peor temporal de este tipo. Hasta ahora el más grave había sido en 1974, cuando murieron 300 personas.

El responsable de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), Craig Fugate, sostuvo que los tornados se formaron porque “coincidieron flujos de aire frío circulando en la altura de oeste a este, con masas de aire caliente y húmedo que suben del golfo de México, por el sur”.  El aire frío descendió mientras el aire caliente y húmedo efectuó el trayecto inverso. Ambas masas de aire no se mezclan sino que se arremolinan y se envuelven, creando los tornados.

Según el Servicio Meteorológico, el fenómeno de tormentas y tornados se dirige ahora hacia el norte y afectará en las próximas horas Georgia, las dos Carolinas, Virginia y otros estados de la costa Atlántica hasta Nueva York.

La temporada de tornados en Estados Unidos dura hasta junio y se estima que habrá muchas más tormentas fuertes, sobre todo en la primera mitad de mayo.