Our social:

viernes, abril 01, 2011

Tener independencia financiera

Tener independencia financiera, significa ser una persona que tenga mayores ingresos que egresos, que mantenga una capacidad de ahorro permanente, que no cuente con deudas innecesarias, y que pueda mejorar progresivamente su calidad de vida, brindando mayor confort y bienestar para los suyos.

http://3.bp.blogspot.com/_kczDqs8fujQ/SclCM_RksNI/AAAAAAAAABE/AK8NIongTlc/S269/cartel.gifAlcanzar un estado de independencia financiera es posible, poniendo en práctica una serie de principios espirituales y eficaces para lograrlo, tal como lo han hecho muchas personas, siempre y cuando, se tenga la firme intención, deseo y decisión para obtenerlo. No es cuestión de suerte, azar, o algo que se deja a “la buena de Dios”. La persona que quiera ser independiente financieramente, debe querer serlo y comprender que es posible serlo.

Ser independiente financieramente
La persona que quiera ser independiente financieramente, debe querer serlo y comprender que es posible serlo.

Decisión: el primer paso hacia la independencia financiera

La decisión, es el primer paso hacia la independencia financiera, pues, ¿quién logra algo si primero no lo decide?

Se ha comprobado, con varios casos de estudio, que las personas que no alcanzan la independencia financiera, siempre eran personas que no tomaban decisiones. “Esperaban” para tomar una decisión, y esperaban mucho tiempo. La dilación, lo contrario de la decisión, es un enemigo común que debe superar cada ser humano. Quien quiera y tenga la intención de alcanzar la independencia financiera, debe asumir que tiene que ser capaz de tomar decisiones concretas, en un período de tiempo apropiado para ello.

El análisis de varios personas que habían logrado alcanzar una independencia financiera holgada, demostró que, sin excepción, todas y cada una de ellas, había creado el hábito de decidir con rapidez, y ser capaces de mantener su decisión de ser independientes financieramente, más allá de las opiniones, burlas o envidias de otros. Y he aquí un punto importante a destacar.

Suele suceder que una persona que inicia el camino hacia su independencia financiera, se tiene que enfrentar a las “opiniones” de amigos, parientes o colegas, que le plantean los mil y un obstáculos, o “razones” por los cuales “creen” que sus estrategias o su deseo de alcanzar la independencia financiera, “no funcionarán”. 

Lamentablemente, hay miles de mujeres y hombres que sufren de complejos de inferioridad durante toda la vida, debido precisamente, a que alguna persona “bienintencionada” pero ignorante, destruyó su confianza en sí mismos mediante las “opiniones” sobre sus intenciones de alcanzar su independencia financiera.  

Si usted permite que las opiniones de los demás le influyan, llegará a no tener deseos propios. Su propio deseo y necesidad de ser independiente financieramente, se desvanecerá. ¿Consejo? Comience a tomar sus propias decisiones. Ore a Dios por guía, sabiduría, pídale que le ayude a aclarar sus ideas, y le muestre información necesaria para que usted tome buenas decisiones. Y, una vez teniendo lo necesario para decidir, ¡decídase! Tenga bien claro lo que quiere lograr, y cómo lograrlo, confíe sólo en personas que estén en armonía de propósito y voluntad con su decisión de ser independiente financieramente, y que estén 110% comprometidos con el mismo objetivo: alcanzar la independencia financiera.

Usted tiene más de 15 mil millones de neuronas, un cerebro y una mente propios. Utilícelos y tome sus propias decisiones. Si lo que necesita son hechos, o la información -de otras personas, que le permitan tomar sus decisiones, como sucederá en numerosos casos, lleve a cabo esos hechos, o asegúrese con discreción de esa información que necesita, sin descubrir cuáles son sus propósitos.

Ser independiente financieramente
Comience a tomar sus propias decisiones. Ore a Dios por guía y sabiduría, pídale que le ayude a aclarar sus ideas, y le muestre información necesaria para que usted tome buenas decisiones. Y, una vez que tenga lo necesario para decidirse, ¡decídase a ser independiente financieramente!