Our social:

viernes, abril 01, 2011

Iglesia en Chile pierde confianza ante casos de abusos de menores

La condena que el Vaticano dictó en enero pasado contra el sacerdote chileno Fernando Karadima por abuso de menores remeció a la iglesia católica del país latinoamericano, que hoy admite vivir un difícil momento ante la pérdida de confianza por parte de una población históricamente cercana.
 
La Congregación para la Doctrina de la Fe determinó que Karadima es culpable de abuso de menores, actos impuros con adultos con violencia y de abuso de autoridad, y lo instó a una vida de oración y penitencia como forma de reparación a sus víctimas.


Fueron cuatro los denunciantes de un caso que salió a la luz en abril de 2010, y que fue sistemáticamente negado por el círculo cercano al religioso, destacado por su rol como formador de sacerdotes y caracterizado por un entorno de poderío económico.

Aún así, la opinión pública chilena reaccionó al ver que su realidad se veía golpeada por algo que hasta entonces parecía lejano, las acusaciones de abusos sexuales en distintas iglesias del mundo que llevaron al papa Benedicto XVI a pedir perdón y adoptar severas medidas.
 

"Yo creo que gran parte de la opinión pública ha perdido la confianza en la iglesia como institución, o sea, no nos creen. No creen nuestros comunicados. No creen lo que decimos, y ahí están los hechos"
Cristián Contreras, obispo auxiliar de Santiago

Una encuesta dada a conocer en noviembre pasado por el Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC) -una institución privada que se define como independiente y sin fines de lucro, que realiza encuestas de opinión pública desde 1986- arrojó que en mayo de 2010 un 30% de la población del país calificaba como "perjudicial" la influencia de la iglesia, aumentando considerablemente respecto del 16% registrado en 2006.

A la espera de estudios que midan los actuales efectos del caso Karadima, las proyecciones del CERC estiman que a la luz de los nuevos sucesos, los católicos siguieron alejándose de la institución eclesiástica, según le dijo a BBC Mundo su director Carlos Huneeus.

"Se ha producido un debilitamiento en la confianza que la iglesia tuvo en los últimos veintitantos años, en el último cuarto de siglo. Y el caso Karadima ha tenido un impacto devastador", planteó.

Desde que se conoció la condena del Vaticano a la actualidad, los denunciantes apuntaron también al actual cardenal y ex arzobispo de Santiago Francisco Javier Errázuriz, a quien se le reprocha que no actuó cuando conoció el primer testimonio directo en 2003.

A juicio de Huneeus, estos hechos representan un "escalamiento de la crisis y de la crítica que se le hace al anterior arzobispo de Santiago por el tratamiento que tuvo el caso", destacando que su sondeo arrojó "opiniones críticas en todos los grupos sociales, creyentes y no creyentes".
Mea culpa

Algunos aseguran que los últimos escándalos podrían haber dañado la imagen de la iglesia. El actual arzobispo de Santiago, monseñor Ricardo Ezzati, se reunió con las víctimas y les pidió perdón a nombre de la iglesia, reivindicando sus testimonios luego que inicialmente fueran puestos en duda.

Y fue el obispo auxiliar Cristián Contreras quien esta semana admitió que el actual escenario tiene a la iglesia católica en crisis, al afectar seriamente su imagen.

"Yo creo que gran parte de la opinión pública ha perdido la confianza en la iglesia como institución, o sea, no nos creen. No creen nuestros comunicados. No creen lo que decimos, y ahí están los hechos", señaló en declaraciones radiales.

Esta postura es reforzada por el sacerdote jesuita Marcelo Guidi, quien señaló a BBC Mundo que Chile está ante el peor momento eclesiástico "de este último tiempo".

"Estamos en una crisis mundial de la cual ahora formamos parte. Ahora se cometen estos tipos de delitos al interior de la iglesia por miembros, pero la otra crisis es que viendo cómo se actuó, la gente duda en confiar de la autoridad eclesiástica competente", sostuvo.

Una encuesta de opinión estableció que la dilación en responder a las acusaciones de abusos dañó la confianza de los chilenos en la iglesia católica, que entre abril de 2009 y mayo de 2010 cayó de un 53% a un 34%.

En los últimos días se conoció un quinto testimonio que dijo haber informado en 1984 de los abusos de Karadima al entonces cardenal Juan Francisco Fresno, quien no lo tomó en cuenta.

Esto se suma a posturas como la del denunciante James Hamilton, quien calificó como "criminal" la actuación de Errázuriz por no actuar a tiempo ante las acusaciones contra el ex párroco.

La situación es complicada, pero monseñor Ezzati parece estar dispuesto a guiar el renacimiento de su institución, al asegurar que "la iglesia está fundada sobre Jesucristo, que es su piedra angular, así que no tiene nada que temer".


Fuente: 
http://www.bbc.co.uk/mundo