Our social:

lunes, marzo 01, 2010

El Jesús Oculto


Dicen que el mejor engaño es el que tenemos frente a nuestros ojos, y no entendemos de qué se trata.

También podemos decir que lo que más ignoramos es lo que creemos conocer.

Esto perfectamente encaja en Jesucristo.


Todos lo conocemos. Generaciones han crecido y vivido en esta Tierra durante 2000 años, conociendo a Jesús.

Sabemos más de Él que de nosotros mismos.

Que nació en Belén, que el ángel Gabriel anunció su nacimiento a su madre María, la "bendita entre todas las mujeres", por ser la madre de Jesucristo. Su bautismo a los 30 años en el Jordán.

Que estuvo en el desierto 40 días y noches, además de ser tentado 3 veces por el tentador.

Ni hablar de su primer milagro: convertir agua en vino.

¿Y el Sermón del Monte?
¿Y que con 5 panes y dos pescados alimentó a miles?
¿Que tuvo 12 apóstoles, y uno lo traicionó?

El Buen Samaritano, El Hijo Pródigo, El Trigo y la Mala Hierba, son algunas de sus alrededor de 30 parábolas con las que enseñó, principalmente a sus apóstoles.

Algunas de sus frases más famosas:

"No sólo de Pan vive el Hombre"

"Dios hace salir el Sol y llover sobre Buenos y Males"

"Bienaventurados" o "Felices" son...


"Padre Nuestro que estás en los Cielos"

"Busquen primero el Reino"


"Pide y se te Dará"


"Cuídense de los Falsos Profetas"


"No quedará piedra sobre piedra que no sea derribada"


"Verán la Señal del Hijo del Hombre"


"Quien esté sin pecado que tire la primera piedra"


"Y la verdad los hará libres"


Quién no recuerda lo que Jesús dijo sobre Él mismo:

"Señor del sábado es el Hijo del Hombre"
"Yo soy el Pan de la vida"


"Yo soy el Pan que bajó del Cielo"


"Yo soy la Luz del Mundo"


"Yo soy la Puerta"


"Yo soy el Pastor Excelente"


"Yo soy el Camino y la Verdad y la Vida
"

Ahora bien, considerando las miles de versiones de Jesucristo que existen actualmente representadas en las miles de creencias que vemos y escuchamos a diario, es inevitable preguntarse:

¿Dónde esta Cristo?
Sí, dónde está Jesucristo realmente representado, en doctrina y vivencia práctica.

Porque Jesucristo, como diría Arjona es "Verbo y no Sustantivo".

Por cierto, cuán verdadera es esa frase, de que Jesucristo es Verbo, y no Sustantivo.

Es Verbo porque en Juan 1:1, se le describe como Aquel que "En el Principio era el Verbo".

En español, hay una diferencia fundamental entre un Verbo y un Sustantivo.

Repasemos gramática del idioma español:

Fuente:
Microsoft Encarta 2009: Verbo.

Verbo
, parte de la oración, que funciona como núcleo del predicado e indica proceso, acción o estado. Atendiendo a la definición que sobre el verbo hacen Amado Alonso y Pedro Henríquez Ureña, “los verbos son unas formas especiales del lenguaje con las que pensamos la realidad como comportamiento del sujeto”.

El verbo en idioma español es ACCIÓN, PROCESO, ESTADO. COMPORTAMIENTO.

Y un Sustantivo es:

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Sustantivo
Los
sustantivos son palabras cuyos referentes son entidades fijas no-contextual, no estados de hechos o relaciones gramaticales.

Comparemos
: Jesucristo es Verbo porque Él como Ser, siempre está en ACCIÓN. HACE. TRABAJA. OPERA. ACTÚA. TIENE UNA CONDUCTA REAL EN TIEMPO REAL.

Si fuera Sustantivo, sería fijo no-contextual. Sería siempre igual, sin acción, sin operar. Sin hacer.

Recordemos un ejemplo. Un Jesucristo Verbo, veía a la gente con hambre, y las alimentaba. Las veía sin guía, y les daba orientación. Las veía sin esperanza en su vida, y les inspiraba a transformar su vida. Un Jesucristo Sustantivo, hubiera visto a la misma gente con hambre, y, hablaría del asunto, citaría estadísticas del hambre, de lo malo que era el gobierno del Imperio Romano en el momento. Y si las hubiera visto sin guía, hubiese culpado a los fariseos, jueces, sacerdotes, a los líderes de su tiempo, sin aportar más que críticas. Y al ver a la gente sin guía, hubiera dicho que era culpa de ellas mismas, ellas se lo buscaron. ¿Vemos la diferencia? Jesucristo tenía todas sus cualidades y talentos, y los usaba. Actuaba.

No esperaba a que otro lo hiciera. Lo hacía Él. Donde estaba, en la circunstancia que estaba, sin importar quién creó el problema, o a quién le tocaba resolverlo. Si Él estaba ahí, y Él podía hacer algo, lo hacía.

Escribió el apóstol Pablo:







Leer estas palabras hace
que uno se pregunte qué tesoros de la sabiduría y del conocimiento sobre Jesucristo siguen "cuidadosamente ocultados".

Uno es Dios. Tampoco de Él conocemos muchas cosas, aunque sea la Biblia el libro más difundido y conocido. Podemos tenerla, pero no entenderla, y aún si uno cree entenderla, los resultados que se observan en la vida de quienes dicen seguirla, no siempre reflejan sabiduría divina.

Hay una relación Causa - Efecto innegable, respecto a conocer a Jesucristo. Conocerlo, es ser como Él. Es convertirse en Verbo, y no seguir siendo un pasivo Sustantivo. Es seguir ese Modelo que Él dejó.

Es esa quizás una de las razones por las que Jesús está Oculto. Está su vida narrada en los Evangelios, tenemos la Biblia entera haciendo referencia a Él, como Aquel de quien "dan testimonio todos los profetas" inspirados por Jehová "el Dios de las expresiones inspiradas de los profetas" (Hechos 10:43, Revelación 22:6).

Y sin embargo, está oculto tras un velo. Ignoramos mucho acerca de Él. Todavía tenemos que observar al Jesús Oculto en los Evangelios, tratando de encontrar esos tesoros de la sabiduría y el conocimiento que están cuidadosamente ocultados en Él, y cuyo entendimiento, nos aportaría sentido y propósito en nuestro día a día, y más aún, en estos tiempos.

Hay un Jesús Oculto en los dogmas, las tradiciones, las filosofías, en general, en todas esas creencias que tenemos sobre Él, y que nos han mostrado un lado de Jesucristo, muy a conveniencia de quienes preconizan dichos dogmas y tradiciones.

Nos conocemos de memoria esa realidad. La hemos vivido, y lamentablemente, la seguimos observando a diario.

Por eso la invitación es a todos, todos los que creemos que Dios atrae a las personas a Cristo. Para que busquemos encontrar a ese Jesús Oculto tras el velo del dogmatismo, del fariseísmo "cristiano", Aquel que estando más allá de todo límite que se le haya puesto, sigue teniendo ese deseo de "dejar a las 99 en búsqueda de la oveja perdida". Aquel que un día se paró a la orilla del Mar de Galilea a llamar a hombres comunes y corrientes, y los convirtió en apóstoles, y les ofreció ser reyes sentados en tronos. Si estamos en búsqueda de ese "Camino, Verdad y Vida", que Es Jesucristo, seguro encontraremos a ese Jesús Oculto, y lo veremos totalmente revelado en nuestros corazones. Y ese día, en ese momento, nuestra vida comenzará a tener orientación, verdad, y bienestar.

Si hacemos eso, se harán realidad en nuestro caso estas palabras de Jesucristo:

"Sigan buscando y hallarán, porque TODO el que busca, encuentra".
Mateo 7:7-11