Our social:

sábado, febrero 05, 2011

Cristianos y musulmanes: unidos contra Mubarak


"Demasiados cristianos murieron bajo la era de Mubarak. Vete de Egipto ya", reza la pancarta de Nader, un joven copto de 23 años, que manifiesta en la céntrica plaza Tahrir de El Cairo, topándose a menudo con islamistas con los que sólo comparte su odio contra el presidente.

"Las persecuciones contra los cristianos se han incrementado en los últimos diez años en Egipto", deplora Nader, al recordar los últimos atentados de los que fueron víctimas los coptos, como el que dejó 23 muertos y más de 70 heridos en una iglesia de Alejandría (norte) el pasado 31 de diciembre.
"Lo único que hace Mubarak es intentar disimular lo ocurrido. Esta no es la solución", añade el joven copto, cuya comunidad, mayoritariamente ortodoxa, representa entre 6 y 10% de los 80 millones de habitantes del país y constituye la minoría cristiana más importante de Oriente Medio.
 
El patriarca Shenuda III, jefe de la iglesia copta de Egipto, llamó la noche del viernes a los manifestantes a tener en cuenta "las concesiones" que hizo el gobierno, tras más de una semana de protestas que se concentran, en El Cairo, en Tahrir, la plaza de la liberación en árabe.

También "nos dijo que no teníamos que acudir a las protestas" contra el presidente, que se iniciaron el 25 de febrero, reuniendo a cientos de miles de personas y dejando más de 300 muertos, según una evaluación de la ONU.
"Pero nosotros, venimos igual a las manifestaciones porque queremos dejar constancia de que los cristianos estamos aquí", explica Ihab, de 41 años, que da vueltas a la plaza con una pancarta que reza "Jesús nos dará una vida mejor. Vete ya Mubarak para que podamos disfrutarla".
 
Nader e Ihab se sumaron a las protestas de la plaza Tahrir, donde se reúnen a diario manifestantes que reflejan la diversidad del país, desde laicos a islamistas, pasando por Ihab y el Jesús que exhibe en su pancarta.

Este copto no teme que los islamistas se apoderen del poder en caso de que caiga Mubarak a causa de las manifestaciones en las que él mismo participa. "Un gobierno de los Hermanos Musulmanes sería un desastre", admite. "Pero en Egipto hay otras opciones que Mubarak o los islamistas", destaca, sin dar nombres.

Otro manifestante copto da vueltas por la plaza con una pancarta que dirige un mensaje claro al hijo de Mubarak: "Gamal, dile a tu padre que los coptos lo detestan", en un claro intento por demostrar que los cristianos no están al lado del presidente como son a menudo presentados.

Una de las figuras predominantes de la comunicad copta, el magnate egipcio de telecomunicaciones, Naguib Sawiris, también rompió el silencio el pasado lunes para calificar las protestas de "buena noticia" para Egipto y asegurar que "todo el mundo quiere la democracia".

En Tahrir, manifestantes musulmanes también expresan su apoyo a los coptos, como Ahmed Shimi, de 47 años, que enarbola una pancarta con el lema "Musulmanes+cristianos=Egipto", adornada con una media luna y una cruz.

"No queremos que se hagan diferencias" entre las dos comunidades, explica, antes de despotricar contra el presidente Mubarak. "Quiere vender la idea en Estados Unidos y en Europa de que tenemos un problema aquí con los cristianos y que él es la persona adecuada para evitarlo. Pero no es verdad", asegura.

Los países occidentales expresaron su preocupación tras los últimos atentados contra los coptos en Egipto. A finales de enero, el Senado estadounidense, por ejemplo, aprobó una resolución que condena el atentado del 31 de diciembre de Alejandría y pidió a Mubarak que refuerce la seguridad de los coptos.