Our social:

lunes, febrero 07, 2011

Jesucristo, en el lienzo de Fernando Botero



Botero

Fernando Botero, el gran pintor y escultor colombiano, inaugurará en noviembre, en Nueva York, su exposición 'Vía Crucis', con óleos y dibujos del imaginario camino de Cristo hacia su dolorosa muerte. El formidable artista aún trabaja en los cuadros que harán parte de la muestra. En el portal del diario El Tiempo de Bogotá Colombia, aparece la entrevista que Botero concedió a Yamid Amat, que se reseña en parte a continuación.  
¿Cómo surgió la idea del vía crucis?
Yo tenía interés en tratar un tema dramático. He trabajado mucho sobre temas amables porque la historia de la pintura, si se mira panorámicamente, está llena de obras más amables que dramáticas. Por ejemplo, si uno mira los impresionistas, no verá nunca un cuadro triste ni melancólico, ni dramático en todo el movimiento. Hacia atrás, Tiziano y Vermeer son amables, presentan una surrealismo que uno quisiera compartir.
Pero hay muchísimas excepciones...
Claro: la crucifixión de Grünewald, los cuadros de Hans Baldung son muy dramáticos, los cuadros negros de Goya... Sí hay excepciones, pero la línea general de la pintura es más bien amable.
¿Pero un pintor no necesita de pronto expresar algo dramático?
Así es. Yo lo he hecho varias veces en mi vida. He trabajado sobre la violencia en Colombia, sobre la tortura en Abu Ghraib. Ahora, tenía necesidad otra vez de expresar un tema dramático y apareció el vía crucis. No expreso ninguna sátira, ni ningún humor, como alguna vez he hecho en mis cuadros. Expreso la violencia con la que combatió la divinidad de Cristo. Yo presento la idea de un hombre que produjo una gran revolución, de un ser admirable por su filosofía, pero tratando de evitar la divinidad porque la iglesia ha inventado muchos mitos alrededor de Cristo y la Virgen. Yo soy cristiano y, aunque dudo de muchas cosas, siempre persiste en el cerebro la idea de Cristo como la idea de Dios. Como artista, no la puedo aceptar. Tengo que hacerlo con la admiración que tengo por el hombre extraordinario. El drama de la crucifixión es tan grande que me movió a hacer estos cuadros.
¿Pero antes no era el tema obligado de los pintores?
Lo fue antes del siglo XVI. Después, empezó a ser importante la mitología y, después, el retrato y, luego, desapareció. En el siglo XIX no hay una manifestación pictórica importante sobre la vida de Cristo. En el siglo XX hay apenas una pequeña acuarela de Picasso, no muy importante para un hombre que pintó todo. George Rouault hizo unos cuadros sobre la vida de Cristo y yo tenía admiración por él; inclusive, regalé un cuadro suyo al Museo de Bogotá.


¿Por qué dice "tenía"? ¿Qué lo decepcionó?





Vi la exposición de 150 obras suyas en el museo de Bilbao hace 2 ó 3 meses y encontré que eran muy caóticas. El pintor estaba interesado más en la textura, que en la religión misma y en su interpretación. El tema es tan vasto, tan maravilloso y tan poco tratado, que pensé que era ideal.
¿Cuándo y dónde presentará las obras del vía crucis?
En noviembre, en Nueva York, posiblemente el sitio menos propicio porque es una sociedad completamente secular, donde la gente no piensa más que en los negocios. Que, de pronto, le traigan a Cristo es lo opuesto a todo lo que significa y hace Nueva York, ciudad que hoy es una apología del vicio.
¿La idea es ilustrar el recorrido de 14 estaciones de Jesús hacia su crucifixión?
No es una exposición con las 14 estaciones. Son muchos aspectos de su camino de vía crucis: el beso de Judas, la crucifixión misma, el dolor de la Virgen, el entierro de Cristo, Poncio Pilatos, la presentación de la corona de espinas, el Ecce Homo, el camino cargando la cruz...
¿Cuánto tiempo lleva trabajando en el vía crucis?
Cinco meses y creo que me tomará más de un año.
¿En que galería de Nueva York será la exposición?
En la Marlborough, una de las más tradicionales de Nueva York. Yo le dije a Pierre Levai, el director, que posiblemente no se vendería ni un cuadro porque el tema religioso no interesa mucho y porque casi nadie quiere tener cuadros con sangre en la casa. Pierre me dijo: "Hacemos la exposición. Si no se vende nada, no importa". Afortunadamente, tengo una galería que me deja expresar lo que yo quiero.
¿Cuál es el momento más dramático del vía crucis que pinta?
Algo que impresiona mucho mi imaginación es el momento cuando clavan las manos y los pies de Cristo. Sobre eso he hecho dos pequeños óleos: la mano de Cristo, el clavo y el martillo. Pero los demás cuadros son de gran formato, superiores a dos metros de alto por dos de ancho. Y realice ya más de 80 dibujos que utilizo como bocetos, pequeños, unos a lápiz y otros en acuarela. Creo que, al clavar sus manos y sus pies, lo debieron amarrar también, porque no hay mano que resista el peso de un cuerpo sin desgarrarse. Por eso, he hecho un boceto en el que se ve la mano de Cristo ya con el clavo, pero sostenido por un lazo a la cruz.
La característica especial de su obra es el volumen. ¿Cuál es el origen del estilo?
La gran revolución de la pintura la produjo Giotto, cuando inventó la capacidad de expresar una ilusión de volumen y de espacio en una superficie plana. La pintura era plana y, de pronto, llega un genio, yo diría que el más grande genio de la humanidad, Giotto, que cambia la historia. El reinventó la pintura porque los griegos ya conocían el secreto del volumen y del espacio. Eso se olvidó durante la edad media y Giotto volvió a pintar como pintaban los griegos, creando esa ilusión. Creó el volumen de la pintura: esa fue la base del Renacimiento. La pintura empieza en Giotto y antes de Giotto no es nada, es decoración. Por eso, hizo una revolución extraordinaria. Todos los pintores italianos, hasta el impresionismo, expresaron el volumen más o menos con distinta intensidad. De pronto, el volumen desaparece del siglo XX y vuelve la pintura plana. Los críticos empezaron a decir que la pintura no podía tener volumen porque eran esculturas pintadas y eso no era pintura. ¡Qué cosa más absurda! Negaban seis siglos de pintura maravillosa. Yo nunca he creído lo que dicen los críticos. A mí lo que me guía es la historia del arte. De pronto, el volumen de mis obras es exagerado, pero es que la pintura es exageración. ¡Mire el color exagerado en Van Gogh! El arte es una exageración. En la pintura es definitivo tener ideas claras, radicales. La única gente que cuenta es la gente que cree en algo con convicción y con pasión, sin andar flirteando aquí y allá. Cuando yo empecé a pintar mis acuarelitas en Medellín, en el año 45, ya mostraba volumen exagerado.
Regresando al vía crucis, 
¿compararía su dramatismo con obras tan desgarradoras como el 'Guernica' de Picasso?
Guernica es un cuadro extraordinario, una obra maestra, pero yo diría que la crucifixión es la cosa más dramática que ha existido. Picasso hizo una composición muy importante porque mostró simultáneamente cosas que estaban sucediendo: llamas, un caballo muriendo, una mujer gritando, un niño en el piso; la destrucción y el dolor de un bombardeo y una guerra. Pero una crucifixión es lo peor que le puede pasar a un ser humano.
¿En qué momento de la crucifixión está trabajando?
Le voy a mostrar unos dibujos que ya terminé. Tengo un tríptico de los azotes, pinté al óleo una vía dolorosa, que me la imaginé en Nueva York.
¿Y Jesús?
Va con la cruz a cuestas caminando por Rockefeller Center. Otros cuadros los hice con fondo antioqueño. Lo que no he querido hacer es que sea completamente bíblica. Hice un Ecce Homo en que Pilatos, en vez de ser el clásico Pilatos, es una especie de abogado de un pueblo de Antioquia. Eso no lo invento yo; esa libertad la impuso Italia en los años 1300 y 1400.
¿No corre el riesgo de que lo acusen de excesivo atrevimiento?
Es posible. Alguien que no conozca la historia de la pintura quizás piense que puede ser una falta de respeto poner a un señor de corbata al lado de Cristo o a un policía dándole bolillo.
¿Por qué el arte religioso se acabó?
La revolución francesa partió la historia. Cambió la actitud del intelectual, del hombre. El artista comenzó a sentir vergüenza de mostrar su religiosidad. Era casi motivo de burla ser religioso. Nadie se atrevía a pintar eso.


Tomado de:
http://www.eltiempo.com/entretenimiento/arte/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-8829680.html