Our social:

miércoles, marzo 23, 2011

La persona de baja autoestima promueve prejuicios hacia otras personas, según lo demostró un estudio

La autoestima, es un conjunto de actitudes que dependen de las percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento, dirigidas hacia nosotros mismos, hacia nuestra manera de ser y de comportarnos, y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro carácter. En resumen: es la percepción evaluativa de uno mismo.

La importancia de la autoestima estriba en que concierne a nuestro ser, a nuestra manera de ser y al sentido de nuestra valía personal. Por lo tanto, afecta a nuestra manera de estar y actuar en el mundo y de relacionarnos con los demás. 


Eso significa, que dependiendo de nuestro nivel de autoestima, somos capaces de evaluarnos a nosotros mismos y a otras personas.  

¿Qué sucede si tenemos una baja autoestima? Entonces, nos vemos de una forma negativa, tendenciosa y crítica, y así etiquetamos y criticamos, juzgando a otras personas. Pero el problema real no lo tienen las otras personas, sino aquellas que tienen la baja autoestima




Un estudio realizado por Jeffrey Sherman (Universidad de California en Davis) y Thomas Allen, demuestra que las personas de baja autoestima, tienden a criticar y tener prejuicios hacia otras personas. Utilizaron el Test de Asociación Implícita (IAT por sus siglas en inglés) (una tarea diseñada para evaluar las reacciones automáticas de las personas a palabras y/o imágenes) para investigar la veracidad de esta creencia.

"Cuando nos sentimos mal con nosotros mismos, podemos denigrar a otras personas, y eso nos hace sentir mejor con nosotros mismos", expresó uno de los investigadores.

Los psicólogos han considerado dos posibilidades acerca de por qué las personas que se sientan mal consigo mismos pueden mostrar más prejuicios que los que tienen gran confianza en sí mismos, y Sherman señalaba al respecto: la baja autoestima aumenta las evaluaciones negativas que haces de los demás, o a tener menos predisposición para eliminar los prejuicios que ya están asentados.

No hay acuerdo entre los investigadores sobre "por qué la gente, aun teniendo los mismos datos exactos crean argumentos totalmente distintos", señalaba Sherman, para él y su colega Thomas Allen, de la Univ. California-Davis, determinados a explicar ese "por qué", concluyen que, la baja autoestima aumenta la intensidad de los prejuicios negativos.


En pocas palabras: si 2 ó 500 personas ven exactamente lo mismo y reaccionan de manera tan diferente, ¿por qué la diferencia en la percepción de los asuntos? La diferencia radica en la baja autoestima de los que tienden a tener prejuicios.
 
Prejuicios ocultos

Los investigadores prepararon un experimento para romper los egos de algunos de los participantes, y luego, comprobar la probabilidad de que mostraran prejuicios raciales.

A 57 estudiantes les pasaron una prueba dificultosa de 12 preguntas que requerían pensamiento creativo. Nadie respondió a más de dos preguntas correctamente. A alrededor de la mitad de los participantes se les dio una calificación pésima y se les indicó que a la puntuación media era de 9, para que se sintieran mal consigo mismos. A los otros se les dijo que sus pruebas se clasificarían más tarde.

Después que completaran esa prueba visualizaron la pantalla de una computadora, mientras se mostraban una serie de palabras positivas y negativas, y aparecían las fotos de rostros de color negro o blanco. En primer lugar, los participantes tenían que pulsar la tecla "E" de su teclado para cualquier cara de color negro o palabras negativas y la tecla "I" para las caras blancas o palabras positivas. 


Es decir: debían calificar de "positivo" a una persona de color blanca, y "negativa" a una persona de color negro.

Luego se inviertieron los grupos donde los participantes tenían que pulsar una tecla para las caras de color negro o palabras positivas, y otra para las caras blancas o palabras negativas.

La idea trataba de que si los participantes tenían asociaciones negativas con la gente negra, encontraran la segunda tarea más difícil, y si había asociaciones negativas con los blancos, hallaran la primera prueba más difícil. Esto tendería a ser especialmente cierto cuando lo sujetos se sintieran mal consigo mismos.

Como era de esperar, los que se sintieron peor en la prueba de rendimiento mostraron más evidencias de un prejuicio implícito. 


 Resultados

Los investigadores, entonces, aplicaron los resultados a un modelo informático que procesaba cuatro factores que podrían ocurrir hasta llegar al resultado final, como podían ser el grado en que nuestros prejuicios se activaban en el cerebro, y si podemos superar estos sesgos. Descubrieron que las personas que se sentían mal sobre ellos mismos tenían más tendencia a mostrar prejuicios, no porque se hiciera menos probable que reprimieran los sentimientos que ya tenían, sino porque dichos sentimientos se activaron en mayor grado.

La diferencia es sutil pero importante, apuntó Sherman.

"La cuestión es que nuestra mente deambula hacia los aspectos más negativos de los otros grupos. 


Es decir, que una persona de baja autoestima, que tiene prejuicios y críticas hacia otros, busca influir en el lado crítico y de prejuicios de otras personas. 

Tal vez, "la forma de evitar esto pueda ser pensar en lo diferente de las otras personas. Cuando te sientes mal contigo mismo y te sorprendas a ti mismo pensando negativamente sobre otros grupos, recuérdate: "acabo de fallar en una prueba o algo así, por eso me siento así". 


En síntesis: la persona de baja autoestima, tiene prejuicios hacia otras personas, y busca influir en otros para que tengan prejuicios también. Caso contrario: la persona que tiene una alta autoestima, no tiende a tener prejuicios y críticas a otras personas, porque siempre está en un estado positivo de valoración y gratitud, y busca influir positivamente en otras personas, buscando la manera de hacerlas sentir mejor consigo mismas.   

Esta investigación, nos ayuda a entender estas palabras de Cristo Jesús:


"No se conviertan en jueces de los demás, y así Dios no los juzgará a ustedes. 2 Si son muy duros para juzgar a otras personas, Dios será igualmente duro con ustedes. Él los tratará como ustedes traten a los demás.

3 "¿Por qué te fijas en lo malo que hacen otros, y no te das cuenta de las muchas cosas malas que haces ? Es como si te fijaras que en el ojo del otro hay una basurita y no te dieras cuenta de que en tu ojo hay una rama. 4 ¿Cómo te atreves a decirle a otro: "Déjame sacarte la basurita que tienes en el ojo", si tú tienes una rama en el tuyo? 5 ¡Hipócrita! Primero saca la rama que tienes en tu ojo, y así podrás ver bien para sacar la basurita que está en el ojo del otro.


Mateo 7  
Traducción en lenguaje actual (TLA)


Fuente: Psychological Science.