Our social:

miércoles, marzo 02, 2011

Tormentas solares influyen en nuestro estado de ánimo


La relación antropobiocósmica o del hombre con los fenómenos cósmicos no ha sido del todo estudiada por la ciencia moderna (aunque era parte de la antigua alquimia que veía en el hombre un reflejo del universo), sin embargo, sí se tienen algunos estudios relacionados al efecto que tiene el geomagnetismo sobre la psique humana. Las tormentas solares -eyecciones de masa coronal del sol- afectan el campo geomagnético de la Tierra, además de producir espectaculares auroras, que a su vez tiene efectos tangibles en la psique del ser humano.
¿Influye en nuestra psique el constante bombardeo de partículas cargadas del sol interactuando con el campo magnético de la Tierra, que a su vez interactúa con nuestro campo magnético?
La psiquiatra de la Universidad de Columbia, Kelly Posner, cree que tal vez las tormentas solares afectan nuestro estado de ánimo debido a que afectan nuestros biorritmos y nuestros neurotransmisores. "Una posible explicación es que la asociación entre la actividad geomagnética, la depresión y el suicidio es que las tormentas geomagnéticas pueden desincronizar los ritmos circadianos y la producción de melatonina", dice Posner
Un estudio realizado en la Clínica Westbank en Stirlingshire, en el Reino Unido notó que hay un incremento estadístico significativo en la admisión de pacientes con algún tipo de trastorno mental en los días de tormentas solares.
Un estudio de un científico del Centro de Medicina Espacial en Berlín mostró que existe una correlación entre la actividad geomagnética y el contenido de los sueños, ya que el geomagnetismo afecta la producción de melatonina... es como si nuestro inconsciente y los símbolos que genera respondieran a las modulaciones magnéticas del espacio.
Por otra parte es importante notar que cada tormenta es única en la manera en la que se alinea con el campo magnético de la Tierra, así que estos humores volátiles pueden variar en su inclinación. Tal vez la tormenta solar en algunas personas puede producir una alegría sin razón evidente y otras, cuya estructura no les permite navegar frecuencias geomagnéticas fuera de lo común, pueden deprimirse o perder la razón.
Quizás lo más interesante de estas tormentas solares, que parece se intensificarán en los siguientes dos años, es que nos recuerdan el fino cordón plateado que nos une con el cosmos, la indisociable interdependencia que tenemos con el sol y la galaxia.  El científico ruso Krill Zybin ha ligado los niveles de radiación de rayos gamma en nuestro planeta -producidos durante las tormentas solares e incluso en las explosiones del centro de la galaxia- y el surgimiento de la vida en el planeta, así como con momentos de mutaciones aceleradas. Somos, definitivamente, seres cósmicos.