Our social:

miércoles, marzo 09, 2011

Millones de peces aparecen muertos en playas de California

 

Millones de sardinas muertas aparecieron hoy en las aguas de la zona portuaria de Redondo Beach (al sur de Los Ángeles, California) por causas que se desconocen, informó el diario Los Angeles Times en su página web.

Millones de peces muertos en Kirg Harbor, de Redondo Beach (California) Foto: Los Angeles Times



A lo largo del día se pudieron apreciar en las televisiones locales los esfuerzos de las autoridades para limpiar la zona y explicar el sorprendente hecho, que dejó escenas para el recuerdo con decenas de embarcaciones flotando literalmente sobre un mar de peces muertos a una profundidad de 30 centímetros.

Millones de peces muertos en el embarcadero de Kirg Harbor, Redondo Beach (California) Foto: Los Angeles Times
Las autoridades de Redondo Beach explicaron que los informes preliminares de los expertos sugieren "privación de oxígeno" como la causa del suceso, aunque falta comprobar si hay alguna "cuestión medioambiental" relacionada.

Millones de peces muertos en el embarcadero de Kirg Harbor, Redondo Beach (California) Foto: Los Angeles Times
En principio, la congregación masiva de peces en un área relativamente pequeña pudo provocar esa falta de oxígeno, aunque fuentes del ayuntamiento local indicaron que se están realizando exámenes al agua del puerto para determinar la existencia de posibles toxinas o escapes de aceite u otras sustancias.

Los millones de peces, principalmente sardinas pero también caballas, aparecieron en la zona norte del King Harbor Marina.

"Básicamente están por toda la zona portuaria", dijo Jason McMullin, ayudante del gerente del puerto, quien sugirió que una marea con elementos tóxicos pudo dirigir a la multitud de peces a esta zona.

Según investigadores de la Universidad del Sur de California (USC), la causa pudo ser en realidad la aparición de un elevado número de algas en la zona, tras comprobar los altos porcentajes de oxígeno disuelto en el agua.

David Caron, profesor de ciencias biológicas de la institución, dijo que la presencia masiva de algas en una zona concreta no sólo provoca un alto consumo de oxígeno sino que también producen toxinas que pueden resultar mortíferas para la vida marina.