Our social:

sábado, enero 15, 2011

En Somalia, 2.500.000 de personas corren riesgo de morirse de hambre por sequía


El Gobierno somalí dice que la sequía puede matar a 2,5 millones de personasEl Gobierno de Somalia dijo este viernes que la sequía que atraviesa el país africano actualmente podría matar de hambre a unos 2,5 millones de personas en los próximos meses debido a los graves daños que ha ocasionado a las cosechas.

"Casi 2,5 millones de personas están al borde del hambre y si no recibimos un apoyo internacional inmediato, con toda seguridad afrontaremos una situación catastrófica en Somalia", expresó el primer ministro del país, Mohamed Abdullahi Mohamed luego de salir de la reunión del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El primer ministro acotó que la eventualidad supera los recursos del Estado, razón por la que necesitaba de la ayuda internacional para prestarle auxilio a la población que se encuentra en mayor peligro.


También explicó que la falta de lluvias ha originado la sequía en el país que ha precipitado a la agricultura de la nación "a las primeras etapas de un colapso". Ante esto, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) preparó un plan de contingencia recientemente e incluyó a 160 mil personas más al programa que ya existe y que asiste a un millón 200 mil personas.

Para esta iniciativa, el PMA requerirá de 18 millones de dólares extras para asegurar la adquisición y entrega de comida. En relación al conflicto interno que experimenta esa nación africana, el primer ministro señaló que las fuerzas de seguridad del país y las tropas de la misión de la Unión Africana (Amisom) han logrado recuperar el 60 por ciento de Mogadiscio donde el 80 por ciento de la población vive bajo la autoridad del Gobierno.


Debido a la grave situación que experimenta Somalia por el conflicto armado, el Consejo de Seguridad de la ONU autorizó el pasado diciembre el envío de cuatro mil efectivos de refuerzo de la Amisom, así como también amplió el mandato de esta fuerza internacional, que está conformada por ocho mil militares de Uganda y Burundi, hasta el 30 de septiembre de 2011. El Gobierno somalí, que es apoyado por la comunidad internacional, fue instaurado en la nación vecina de Yitubi en febrero de 2009, sin embargo, sólo ha logrado controlar una parte de la capital del país.

El caos se ha apoderado de Somalia por el incremento de la presión del  Consejo de Tribunales Islámicos que se hizo con el poder de Mogadisco en el 2006 y que se ha convertido en un foco de desestabilización en la región y ha contribuido al aumento de la piratería que amenaza las rutas marítimas internacionales del Océano Índico.

"Hemos escuchado relatos horribles sobre la opresión que ejercen y estamos seguros que esta generación de jóvenes somalís sufrirá daños emocionales y psicológicos por mucho tiempo si no podemos fin pronto a la violencia", expresó  Mohamed ante los 15 miembros del Consejo de Seguridad.