Our social:

domingo, enero 23, 2011

El Sexto Sello del Apocalipsis: Reflexiones libres


Vi que el Cordero rompió el sexto sello, y se produjo un gran terremoto. El sol se oscureció como si se hubiera vestido de luto, la luna entera se tornó roja como la sangre, 13 y las estrellas del firmamento cayeron sobre la tierra, como caen los higos verdes de la higuera sacudida por el vendaval. 14 El firmamento desapareció como cuando se enrolla un pergamino, y todas las montañas y las islas fueron removidas de su lugar. 

15 Los reyes de la tierra, los magnates, los jefes militares, los ricos, los poderosos, y todos los demás, esclavos y libres, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de las montañas.16 Todos gritaban a las montañas y a las peñas: «¡Caigan sobre nosotros y escóndannos de la mirada del que está sentado en el trono y de la ira del Cordero,17 porque ha llegado el gran día del castigo! ¿Quién podrá mantenerse en pie?»


Revelación 6:12-17 


Al Cordero, Dios le da un rollo con 7 sellos. Al abrirse cada sello, el Cordero no lee en público lo que está escrito en el rollo, pero sí sucede que empiezan a suceder acontecimientos dramáticos. Es decir, que lo que conocemos que ocurre al aperturarse cada sello, no corresponde con lo que el Cordero va leyendo, pues esa información es reservada, que Jehová revela a Su Hijo, el Cordero. Sí, el contenido de la información que el Cordero va leyendo, no es revelado. Lo que sí se revela, es la consecuencia o el efecto de la información que está escrita en el rollo, pero mantenida en secreto, administrándose esa información, de acuerdo a lo que el Cordero considere. Él es Jesucristo, el Rey del Cielo, el Rey del Reino de Dios. 


El año pasado, en fecha de 12 de enero de 2010, sucedió el terremoto de Haití. Fue un acontecimiento que detonó muchas consciencias y prendió las alarmas sobre la realidad de los tiempos que estamos viviendo. El mundo entero se volcó en una especie de atmósfera global de solidaridad por la isla, que es el país más pobre y en mayor situación de miseria de América. Y un año después... Haití sigue destruida, con cólera, con el regreso del dictador Duvalier, y con una inestabilidad política que empeora las cosas día a día. Sí, realmente Haití es un reflejo fiel de que este mundo, con toda su tecnología, poder económico, y avance científico, no es capaz de reconstruir un país.


Ese terremoto de Haití hizo que en la mente de muchos se recordara precisamente la apertura del sexto sello. Y es que días después, hubo el terremoto de Chile, de 8.8 grados en la escala de Richter, que tuvo una potencia devastadora, capaz de mover el eje de la Tierra, un poco. Los días, se acortaron, fracciones de segundo, algo quizás intrascendente, pero sucedió.


Y hace pocos días, se conoció que en Groenlandia el Sol salió... 2 días antes de lo previsto. Apareció el 11 de enero, y debió haberlo hecho el 13 de enero. Por supuesto, esta noticia no tuvo la cobertura mediática que corresponde a un suceso de esta magnitud. 


Por cierto que, esta semana, el Físico y autor de "Física del Futuro", Michio Kaku, alertó sobre la posibilidad muy grande de que un enorme y potente terremoto, devaste una gran ciudad, como Los Ángeles, San Francisco, Ciudad de México, Teherán, o Tokio. Y apuntó hacia los diversos desastres naturales que han sucedido en los últimos tiempos, particularmente, el terremoto de Chile. "El eje de la Tierra cambió 3 pulgadas, y eso causó que el día no sea ya de 24 horas, sino que ha sido acortado en un microsegundo", dijo el científico. (Si lo desea, puede ver la entrevista en el video). 

No hace falta ser físico, estudioso de la Biblia, o alguien que tenga grandes conocimientos, para entender que algo muy grande y sobrenatural está pasando en el mundo, y está pasando ahora. Algo, que está más allá de lo mal que ha estado el mundo desde sus inicios. Es como si una fuerza absolutamente desconocida estuviera moviéndose en todas partes, alterando todo cuanto existe.   

¿Es una sensación catastrofista o paranoica, producto de alucinaciones? No. En mayor o menor grado, todas las personas en general reconocen que algo está pasando. Y eso es justamente lo que dice la profecía del Apocalipsis. Que llega un punto en el que la gente de todo tipo: reyes de la tierra (políticos, presidentes, jefes de Estado, ministros, etc.), magnates (poderosos hombres de negocios), jefes militares (de todo rango), ricos (desde el dueño de una venta de periódicos hasta los más adinerados), poderosos, y todos los demás, esclavos y libres, todos ellos, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de las montañas, mientras que todos gritaban a las montañas y a las peñas: "¡Caigan sobre nosotros y escóndannos...!"

Cuando uno siente que está lloviendo, ¿qué hace? busca refugio, dónde estar para no mojarse y evitarse un resfrío. Pues estas personas, hacen algo similar: buscan esconderse, o refugio. Eso es lo que equivale a la frase "esconderse en cuevas".
  
Esta es una frase curiosa. Porque el que se esconde en la cueva, busca refugio. En tiempos de Jezabel y el profeta Elías, habían 100 profetas que para proteger su vida de la amenaza de Jezabel, tuvieron que esconderse en... cuevas. Pero ahora, son personas de todo tipo y clase, las que buscan dónde esconderse. ¿De quién? Bueno, lo correcto es decir, de quiénes

El sol se oscureció como si se hubiera vestido de luto, la luna entera se tornó roja como la sangre, 13 y las estrellas del firmamento cayeron sobre la tierra, como caen los higos verdes de la higuera sacudida por el vendaval. 14 El firmamento desapareció como cuando se enrolla un pergamino, y todas las montañas y las islas fueron removidas de su lugar.  

El sol se oscurece, la luna se torna roja como la sangre, las estrellas del firmamento caen, como los higos verdes caen de una higuera sacudida por un vendaval. Además, el cielo se enrolla como un pergamino. Y montañas e islas se mueven de sitio.

Note que el lenguaje muestra que todo lo que es estable, seguro y confiable... ya no lo es. El sol, que es luz, es oscuridad. Y la Luna, es roja, como la sangre. Y montañas e islas se mueven de lugar.

¿No es eso lo que hemos estado viviendo en los últimos años? Particularmente el 2008, cuando el sistema financiero mundial y bancario se fue a pique. ¿Se puede confiar en el sistema financiero internacional? ¿O en las ideologías que lo han sustentado? No.

Mientras tanto, los líderes del mundo buscan asesoramiento, los hombres de negocios hasta buscan hacer comercio teniendo presente la "verdad extraterrestre", y la gente común y corriente, no halla dónde refugiarse, con sus deudas e hipotecas, desempleo y alto costo de la vida.

Y es que hasta los que son parte de una religión "organizada", que enseña la Biblia y cumple con la "gran comisión" de ir y hacer discípulos, y que invoca el nombre de Jehová, Jesucristo, ¿se siente segura, confiada, en una buena condición espiritual? ¿siente que sus ancianos, pastores, elders, apóstoles, líderes, etc., les están guiando en la dirección del espíritu santo?

Por ejemplo, la inmensa mayoría de las iglesias y congregaciones cristianas se reúnen y leen información que les habla de que "Dios te quiere rico", o "eres más que un vencedor en Cristo Jesús, Dios te quiere bendecido, próspero, etc.", o "no te pongas esta ropa, no estudies, no vayas a la Universidad, no escuches esta música", etc. Pero el mensaje común de TODAS ellas es: DAME DINERO, en la forma de diezmos, ofrendas, donaciones, etc.

La pregunta es: ¿es este el tiempo de dar ese tipo de enseñanza? ¿Estamos en qué tiempo, desde el punto de vista divino y del cumplimiento del propósito de Dios para la Humanidad?

Ojo, no se trata de decir que lo que se mencionó arriba no sea cierto, que Dios nos quiere en victoria, salud, prosperidad, y que hay ciertas cosas que al usar discernimiento debemos evitar. Pero, ¿es tiempo de ese mensaje? Eso recuerda a los músicos del Titanic: el barco hundiéndose, los músicos tocando, sólo que en este caso, la música la tocan el liderazgo de las iglesias y congregaciones cristianas, que han sido advertidas del peligro de estar en un profundo sueño espiritual.

Los sucesos mundiales deberían hacernos actuar como exhortó Pablo a los Romanos:

Hagan todo esto estando conscientes del tiempo en que vivimos. Ya es hora de que despierten del sueño, pues nuestra salvación está ahora más cerca que cuando inicialmente creímos.12 La noche está muy avanzada y ya se acerca el día. Por eso, dejemos a un lado las obras de la oscuridad y pongámonos la armadura de la luz. 

Romanos 13:11, 12

Es interesante reflexionar sobre estas palabras. Pablo hablaba a personas de hace 2.000 años de que despertaran del sueño, y les animaba a estar conscientes del tiempo en que vivían. Imagínese hace 2.000 años, Pablo les dijo a los Romanos: ¡Hey, despierten! ¡Sean conscientes de este tiempo! Sí, ellos debían ser conscientes de su tiempo particular, y cuál era la voluntad de Dios en su tiempo, no dándolo por sentado. Y si en tiempos apostólicos había cristianos y cristianas dormidos, sumidos en un sueño profundo de inconsciencia e ignorancia sobre lo que Dios les pedía, ¿qué hemos de decir de este tiempo?

Orar, mantenerse vigilantes, pidiendo la dirección discernidora y perspicaz del espíritu santo, es lo que nos permitirá ser conscientes de este tiempo, y actuar en consecuencia. Lo llamativo del asunto es: ¿cómo le dices a alguien que está dormido: "hey, estás dormido, date cuenta de que estás sumido en un sueño"? Porque la responsabilidad de despertarse en esta hora, no es del líder religioso, político o de ninguna organización humana. Esas son las cuevas, los lugares de falso refugio. Es responsabilidad personal darse cuenta de si está dormido o no, y tomar la decisión de despertarse del sueño en esta hora, o seguir durmiendo y pagar las consecuencias por ello, porque no hay ciertamente opción a otra cosa. O despiertas o sigues dormido, pero ambas cosas tienen consecuencias. ¿Cuál?: que el que está sentado en el Trono y el Cordero, hagan ejecutar la Ley Universal de Causa-Efecto, porque cada uno es causante de su propio efecto o destino en su vida. Eso es justicia divina.

Los escondidos en las cuevas de este mundo, sea organizaciones políticas, religiosas, comerciales, etc., dicen, más bien, gritan con desesperación:

Todos gritaban a las montañas y a las peñas: «¡Caigan sobre nosotros y escóndannos de la mirada del que está sentado en el trono y de la ira del Cordero, porque ha llegado el gran día del castigo! ¿Quién podrá mantenerse en pie   

Estos personajes piden a sus amadas montañas y piedras que sean escondidos. Esas son las personas que confían en que sus organizaciones políticas, religiones o comerciales, de empresas o las llamadas ONG's, los protejan. La profecía es clara: hay quienes creen en sus "montañas", organizaciones de todo tipo, nacionales, locales o hasta mundiales. Confían en que estas los van a proteger, les van a dar guía, protección, y hasta "luz" espiritual y esclarecimiento. Note que hasta reconocen que ha llegado el gran día del castigo. ¿Significa eso un reconocimiento de estos tiempos que estamos viviendo? No, significa que entienden que algo está pasando, algo más allá de su propio poder y fuerza. No en balde muchos líderes políticos hacen muchas referencias a su fe en Dios y Cristo. ¿Lo habéis notado en sus discursos, cómo buscan hasta resaltar su fe cristiana?

Estos, que buscan refugio en sus organizaciones semejantes a montañas y piedras (organizaciones de pequeño tamaño y poder de influencia), no buscan al Dios de un "lugar secreto", no están dispuestos a confrontar su decisión de haber confiado en Dios y obedecerle, más bien que al hombre. No importa, Dios se los hace saber, quieran o no, mostrándoles que confiaron en cualquier otra cosa, más bien que en el Todopoderoso.

¿Quién podrá mantenerse en pie? 

Esa es la gran pregunta de estas personas, con fe ciega en sus organizaciones. Sí, ¿Quién? ¿Puede alguien estar en una condición de aprobación ante Jehová y el Cordero? ¿Hay quienes han sido guardados en ese lugar secreto de protección, amor y guía de Jah Jehová, aquel que llegó a ser salvación, para quienes confían en Él?