Our social:

jueves, enero 20, 2011

El miedo causa cambios en el cerebro de los soldados, según estudio

:
Tener miedo reiteradamente en situación de estrés reales en Afganistán y otros escenarios de conflictos bélicos provoca cambios en el cerebro de los soldados, según un estudio publicado hoy por la Universidad de Radboud, en la ciudad holandesa de Nijmegen.
Un factor determinante es la intensidad de la amenaza percibida por cada individuo.




"Por lo tanto no se trata de si una bomba explota cerca del soldado, sino en qué medida lo vivencia él como amenazante. Sólo eso influye en el cambio del cerebro y del sistema de estrés", explicaron los investigadores.

Para el estudio, los expertos examinaron a un grupo de 36 soldados entre 2008 y 2010. Antes y después de su participación en el marco de la misión de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) se midió su actividad cerebral y se realizó un estudio de su cerebro con un escáner. Además, los militares respondieron un cuestionarios acerca de sus experiencias en la guerra.

Los resultados obtenidos fueron comparados con los de un grupo control de 36 soldados que se quedaron en Holanda.

En los militares que estuvieron en Afganistán "se modificaron por las experiencias los circuitos neuronales en el cerebro, que regulan la atención y que también participan en la regulación de las emociones", indicó el director del estudio, Guido von Wingen del Instituto Donders de Cerebro, Conocimiento y Comportamiento de la Universidad de Radboud.

"Este cambio permaneció al menos dos meses, luego de que los soldados regresaron a su patria", añadió.

En todos los soldados que participan en misiones peligrosas aumentan las actividades en la amígdala cerebral y la corteza, los centros de procesamiento de las emociones y la atención.

Sin embargo, las modificaciones en los centros de regulación de las emociones en los lóbulos frontales del cerebro dependen fuertemente de cómo los soldados vivieron los acontecimientos amenazantes durante su misión.

El estudio publicado en la revista "Molecular Psychiatry" es parte de un proyecto a largo plazo en colaboración con el Ejército de Holanda y el Instituto de Neurociencias Rudolf Magnus en Utrecht. Actualmente, los científicos trabajan en un estudio para determinar cuánto tiempo permanecen los cambios en los cerebros de los soldados.