Our social:

miércoles, enero 05, 2011

Los Evangelios: qué son y su importancia


Don Quijote, Las mil y una noches, Romeo y Julieta, Los Miserables, Cien Años de Soledad, son ejemplos de algunas de las obras literarias más influyentes en la literatura universal. Narran historias sobre hombres y mujeres, con los que en un momento dado podemos identificarnos, y conocer más profundamente la naturaleza humana.

Sin embargo, existen relatos escritos, que narran en detalle la vida y enseñanza de un personaje real, que existió en este planeta hace 2.000 años, y del cual podemos aprender. Un personaje que no era un caballero andante, luchando contra los molinos de viento, ni el hombre enamorado, que trágicamente terminó su vida, junto a su amada Julieta, ni un patriarca que viviera en Macondo, en una vida de realismo mágico.

¿Cómo sabemos que este personaje llamado Jesús sí existió? El famoso historiador Will Durant, tras analizar los relatos sobre la vida de Jesús , escribió:

“El que unos pocos hombres sencillos hubiesen podido, en una generación, haber inventado una personalidad tan poderosa y atractiva, una ética tan elevada y una concepción tan confortadora de la hermandad humana, sería un milagro mucho más increíble que cualquiera de los consignados en los Evangelios. Después de dos siglos de Crítica Textual, las líneas fundamentales de la vida, carácter y enseñanza de Cristo se mantienen lo bastante claras, constituyendo el aspecto más fascinador de la historia del hombre occidental”.

Para este historiador, si a Jesús lo hubieran inventado, ese hubiera sido el más grande milagro de la Humanidad. Él hace referencia a unos escritos sobre la vida de Jesús que se hallan en la Biblia, llamados Evangelios.   

¿Qué son los Evangelios?

Son relatos escritos inspirados por el espíritu santo de Jehová. ¿Son los Evangelios 4 biografías diferentes sobre Jesús? No. Las biografías son escritos que tienen el propósito de mostrar cómo el personaje central se convirtió en alguien célebre y famoso. Por ello las biografías muestran detalles sobre la ascendencia, nacimiento, niñez y demás experiencias de la persona. Los Evangelios no son así. Su objetivo es describirnos al Hijo de Dios, el Mesías, Jesús. Tengamos presente que Jesús ya había existido como el Arcángel Miguel antes de que viniera a la Tierra. Por consiguiente, los detalles de la vida de Jesús sobre su niñez, adolescencia y adultez, no forman parte de los Evangelios.

De hecho, de los 4 Evangelios, sólo el de Mateo y Lucas nos hablan del nacimiento y la niñez de Jesús, en detalles puntuales que indican la intervención de Jehová en la vida de Su Hijo.


Los Evangelios son 4: Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Son 4 relatos inspirados, diferentes, que en conjunto, muestran diversos aspectos de la obra y personalidad de Jesús. Es interesante destacar que 2 de los Evangelios fueron escritos por 2 apóstoles de Jesús: Mateo y Juan. El evangelio de Marcos tuvo como fuente de información principalmente al apóstol Pedro, y Lucas, describe en las palabras de apertura de su evangelio cómo obtuvo la información que usó:

Muchos han intentado hacer un relato de las cosas que se han cumplido entre nosotros, 2 tal y como nos las transmitieron los que desde el principio fueron testigos presenciales y servidores de la palabra. 3 Por lo tanto, yo también, excelentísimo Teófilo, habiendo investigado todo esto con esmero desde su origen, he decidido escribírtelo ordenadamente, 4 para que llegues a tener plena seguridad de lo que te enseñaron.

Lucas hizo una investigación cuidadosa, hablando personalmente con las personas que tenían información fidedigna, desde el origen mismo de los sucesos, y luego la información fue escrita en orden, de manera tal que el destinatario, Teófilo, tuviera plena seguridad sobre la vida y obra de Jesús.

¿Por qué se les llama Evangelios


Por que la palabra evangelio significa buenas nuevas, o buenas noticias. Del griego εαγγέλιον, que significa "bien", y αγγέλιον, que significa "mensaje", buena noticia o buen mensaje. Esta palabra griega, evangelion, significa «buenas nuevas». En la antigua Grecia, cuando ganaban una batalla, enviaban a un mensajero a la ciudad, quien al llegar a las cercanías de la misma comenzaba a exclamar esta palabra, «¡evangelion!», que era como decir: «¡Buenas noticias, la batalla ha sido ganada!».

Los Evangelios: su importancia

Suponga que usted quiere conocer la historia de una persona. Es alguien de quien usted desea conocer detalles verídicos sobre su vida. ¿Cómo conseguiría información sobre ella? ¿Leería lo que los enemigos de esta persona dicen? ¿O buscaría información sobre esa persona, escrita por quienes quieren sacar dinero a costa de él o ganar poder e influencia en su nombre?

En el caso de Jesús lamentablemente, es cierto todo lo anteriormente descrito. La información que se divulga sobre Él proviene de personas que dicen seguirle, pero sus obras demuestran repudio por Su persona y Sus enseñanzas. Además, tras 2.000 años de historia, la vida de Jesús está llena de contradicciones y enseñanzas adornadas para promover una imagen de un Jesús que encaje en el molde de una religión. 

Entonces, ¿dónde podemos encontrar información sobre Jesús? En los Evangelios, la fuente original misma de información sobre Él. ¿Es importante examinar con detalle la vida y enseñanzas de Jesús?

Jesús dijo que Él era el Camino, la Verdad y la Vida, el único puente que nos conduce al Padre. Sus dichos son dichos puros, de vida eterna. Él nos enseñó sobre el Reino de Dios. Evidentemente, hay mucha "mala hierba", enseñanza sobre Jesús sesgada y manipulada. Por eso, yendo a los evangelios, y pidiendo a Jehová su guía orientadora y discernidora, podemos ver por nosotros mismos lo que la Biblia dice sobre Jesús, y beneficiarnos de Su mensaje. 

Un estudio perspicaz y profundo de los Evangelios puede darnos una perspectiva diferente sobre Jesús que desconocemos. Y ese conocimiento puede tener un impacto profundo en nuestra vida, al darnos una orientación más segura sobre cómo adorar al Padre con espíritu y con verdad, sin los límites asfixiantes de la religión, que busca imponer en las consciencias de las personas lo que supuestamente Jesús enseñó y que se nos vende preempacado al vacío, con fecha de vencimiento, con etiqueta de infalible

¿Por qué conformarse con unas migajas de conocimiento sobre Jesús, cuando tenemos la oportunidad de acercarnos y tener una relación con Él? Pero para eso, tenemos que leer y buscar con sinceridad la verdad sobre Aquel que nos libera y salva: Jesús.